Los peligros de las redes: Su mejor amiga lo escrachó en las redes por abuso, se viralizó y era mentira: el joven se suicidó

31/12/2018

Ella trató de aclararlo, aunque el mensaje ya se había vuelto viral. El joven entró en un estado de depresión y se suicidó nueve días después.

 Agustín Muñoz

El 12 de diciembre pasado Agustín Muñoz (18) participaba, junto a otros jóvenes de la localidad, de una marcha en contra de los abusos sexuales que recorrió las calles centrales de la ciudad, cuando de pronto escuchó que su propio nombre era coreado por los manifestantes acusándolo de haber atacado a una menor de edad.

La autora de la denuncia que se había propagado en Twitter, Instagram y Facebook era su mejor amiga, con la que había tenido una discusión. Los manifestantes no dudaron en impulsar el escrache sin confirmar si los hechos eran ciertos, según se supo.

 

Como una forma de castigar a su amigo después de una típica pelea entre adolescentes, de acuerdo al relato de los padres, la chica escribió una serie de mensajes en las redes en los cuales aseguraba que Agustín había abusado de ella. La denuncia de inmediato se volvió viral.

La tarde de la marcha, que comenzó a las 17 en la esquina de las calles Brown y Onelli, el joven solo atinó a volver corriendo a su casa y encerrarse en su pieza luego de verse aludido. En los días siguientes dejó de tener contacto con los demás y se mantuvo en un profundo estado de depresión.

 

Aunque le relató el episodio a su madre, Silvia Castañeda, la situación se había salido de control. La mujer llamó por teléfono a Annie, quien reconoció la mentira. La chica habitualmente visitaba la casa de Agustín y era considerada como parte de la familia.

“Ojo! Amigas amigos y mujeres en general! Hoy una chica escrachó a mi hijo en instagram por enojo y ahora no sabe como parar la bola... jugar con esto es terrible... es una burla hacia todas las victimas de violación abuso y vejaciones... y a vos.. Annie que tanto te cuidamos en casa no entiendo como le pagaste a mi hijo su amistad!! Pedir perdón no alcanza”, escribió desesperada la madre el 13 de diciembre en su cuenta de Facebook.

 

La menor incluso volvió a charlar por chat con Agustín para asegurarle que desmentiría en las mismas redes el caso. El joven le solicitó que acuda a la Justicia si realmente quería ayudar, pero ella se negó. “¿De qué manera lo arreglamos, la verdad que no quiero más quilombos”, le escribió Annie por Whatsapp a Agustín. “En la justicia”, respondió él. “No, no puedo, disculpa pero posta que no”, contestó su amiga.

 

Horas más tarde de su denuncia la chica publicó una aclaración breve en Instagram. “No puedo hacer más que pedir disculpas...de los errores se aprende y me las mandé posta”, "No supe ver el límite de ésto", se lee en dos de ellos en los que no especifica cómo surgió su acusación original.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".