Diputados de Chile nombran aeropuerto con un fan del totalitarismo: Neruda

Pese a abanderarse con la causa feministas, diputados chilenos pretenden poner el nombre de un violador confeso al aeropuerto internacional de Santiago

Los parlamentarios ponen como héroe a Pablo Neruda, quien le escribió una Oda a Stalin, que usó el poderío militar para expandir el internacionalismo socialista en naciones satélites. (Fotomontaje de PanAm Post)

Pese a sus declaraciones escritas de haber violado a una mujer mientras ocupaba un cargo público, su respaldo frontal a regímenes totalitarios y el abandono de su hija enferma, el nombre del poeta chileno Pablo Neruda fue propuesto y aprobado por la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados de Chile.

Hasta la fecha, el aeropuerto internacional de Santiago de Chile llevaba el nombre del padre de la aviación de la nación, Arturo Merino Benítez. Fue el fundador de LAN, la Línea Aérea Nacional, al igual que la Fuerza Aérea de Chile y fue el primer comandante en jefe de dicha institución.

Pero era militar, algo que la izquierda chilena y continental no perdona, a menos que sea de su inclinación política, como Hugo Chávez en Venezuela y Juan Domingo Perón de Argentina, aunque este fue tercerposicionista (socialista nacional), fue respaldado por la causa obrera.

De hecho, legisladores de izquierda, con el respaldo del ex Ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter, teóricamente de centro-derecha como presidente que le nombró, Sebastián Piñera, buscan criminalizar cualquier defensa del gobierno militar de Agusto Pinochet.

No obstante, levantan como héroe a Pablo Neruda, quien le escribió una Oda a Stalin, líder vitalicio de la Unión Soviética, que usó el poderío militar para expandir el internacionalismo socialista en naciones satélites.

“Stalin, con su paso tranquilo, entró en la Historia acompañado de Lenin y del viento. Stalin desde entonces fue construyendo”…

Ya que de la Unión Soviética no salían más noticias que las autorizadas, no hay cifras exactas sobre los muertos que dejó lo que Stalin “fue construyendo”. Las víctimas oscilan entre 20 y 60 millones.

Según el historiador ruso, Vadim Erlikman, el saldo de muertos que dejó Stalin fue de 9.2 millones de muertes; cinco millones en el Gulag, 1.7 millones de deportación, 1.5 millones de ejecuciones y 1 millón de maltrato de prisioneros de guerra extranjeros / civiles alemanes.

A eso se le suma, otros 10 millones a causa de la hambruna y causas relacionadas, siendo Ucrania -el granero del Imperio ruso- el epicentro de la muerte.

Varios historiadores alegan que las muertes más numerosas no fueron por orden de Stalin, sino como consecuencia de las políticas colectivistas que expropiaron zonas agrícolas.

Sin embargo, en el caso del Holodomor, la hambruna artificial de Ucrania que mató a alrededor de 7 millones de agricultores y sus familias, había soldados armados custodiando que nadie coma lo cosechado por sus propias manos bajo pena de fusil.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".