Al final quedará como la ley de extinción de la vergüenza política

Los ciudadanos honestos, los que aman su país y al sistema republicano, exigían y exigen, que los funcionarios corruptos devuelvan los dineros mal habidos robados al Estado. Un reclamo justo, lógico y hasta de sentido común si se tiene en cuenta que los robados son precisamente esos argentinos que piden que la Justicia actúe en consecuencia y retenga los bienes que tienen embargados los jueces de las distintas causas por corrupción durante la época kirchnerista.

La que por ahora parece una buena noticia es que Mauricio Macri ha decidió activar la "extinción de dominio", la herramienta jurídica que recuperar bienes vinculados a la corrupción, al crimen organizado y al narcotráfico.

Al hacer el anuncio el propio presidente dijo: "Estamos hablando de dinero, campos, casas, barcos, autos y hasta obras de arte que se van a poder subastar y destinar a políticas públicas que son fundamentales para los argentinos".

Esta activación se hará a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que reanime el proyecto que en su momento enviara al Congreso el bloque de Cambiemos, que se estancó años en el Senado que intentó modificar el proyecto aprobado en Diputados.

Tal como hace con la negativa de quitar los fueros a la ex presidente, el Senado una vez más muestra su absoluta complicidad con quienes fueron los protagonistas del mayor latrocinio que sufrió la Argentina.

En especial los bloques justicialistas y kirchneristas se negaron a que la ley tuviera una retroactividad de quince años, que es lo que ahora también propone Macri en su decreto. Querían aprobar la ley pero que se pusiera en vigencia a partir del día de su aprobación, lo que dejaría fuera del alcance de la norma a todo el dinero de la corrupción kirchnerista.

Queda claro que no solo sostienen la libertad de un acusado de asociación ilícita, sino que además quieren proteger el fruto de sus robos. O son socios, o son cómplices y son unos cobardes, no hay más que explicar. Todos sabemos que casi no hay gobernador o intendente o juez en este bendito país que se haya aprovechado de los negociados de los K, tal vez ahora les hayan pasado factura contra un silencio que de romperse puede salpicarlos de la peor manera y terminar presos.

"Los argentinos ya esperamos demasiado y la Justicia necesita este mecanismo ya mismo", afirmó Macri que pidió a los magistrados que actúen con prisa y se comprometan con la verdad y la transparencia. Tal vez abusando del oportunismo de una campaña teñida de gestos demagógicos, el Presidente terminó de presentar su DNU con palabras que sonaron a música para los ciudadanos de bien: "Los criminales tienen que devolver hasta el último bien que se llevaron ilegítimamente. El que las hace, las paga. Sí, repito: en la Argentina, el que las hace las paga". ¿Será verdad o será otra de las promesas de campaña no cumplidas?. No se haga ilusión querido lector porque ahora vendrán apelaciones, pedidos de inconstitucionalidad, más y más dilaciones mientras los plazos de la justicia caducan y los ladrones buscan personeros para realizar los bienes robados.

La historia no viene demostrando que todo esfuerzo válido por meter presos a los responsables y recuperar el botín, resulta infructuoso tanto en la política como en el narcotráfico y en las causas de los grandes lavadores de dinero, se intente cumplir con eso que prometió Macri; "El que las hace las paga", aquí nadie paga nada.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".