Aniversario de la muerte de un patriota

"Muchos son el barniz, pocos son la madera"

Días atrás se cumplió un nuevo aniversario, 113 años, del fallecimiento de Bartolomé Mitre. Un 19 de enero de 1906, dejaba de existir uno de los más grandes estadistas que tuvo nuestro país, además de ser un periodista que hizo escuela.

También dedicó parte de su vida a servir a la patria, en la carrera militar, alcanzando el grado máximo de Teniente General. Incluso como escritor, dio a luz obras de gran valor, especialmente en su carácter de historiador.

Se recuerdan su biografía de Belgrano, su Historia de San Martín y también, libros sobre Artigas y Mariano Moreno. Y por supuesto, no es posible omitir que llegó al cargo de Presidente de la República.

En esta función, sus realizaciones fueron innumerables. Mencionaré sólo algunas. Encargó la redacción del Código Civil, obra cumbre de nuestro derecho, a su ministro Vélez Sarsfield. ¡Un verdadero acierto! Y también a éste, con el Dr. Acevedo, les solicitó la confección del Código de Comercio. También, creó nada menos que la Corte Suprema de Justicia, la Escribanía General de Gobierno y el Colegio Nacional de Buenos Aires.

Fue presidente de la República desde 1862, con sólo 41 años y siéndolo todavía, resultó elegido Jefe Supremo de los Ejércitos de la Triple Alianza -Argentina, Brasil y Uruguay- que combatían al gobierno paraguayo del Mariscal Francisco Solano López.

Marchó al campo de batalla y delegó su cargo de presidente, por 3 años, en el vicepresidente Dr. Marcos Paz, quien falleció en ejercicio de la presidencia.

Teniendo Mitre cincuenta años en 1871, año de la epidemia de fiebre amarilla en Buenos Aires, lo atacó esta enfermedad.

Sarmiento, entonces Presidente, lo designó en ese momento para una misión diplomática en Brasil a fin de reforzar la Triple Alianza, que estaba debilitada. Sin embargo, él está convaleciente aún de la fiebre amarilla y el médico le ordenó 30 días de reposo.

A la semana, Mitre le dijo al facultativo.

-Doctor, debo viajar a Brasil, ya.

-No, Dr. Mitre. Ud. necesita reposo al menos por 20 días, todavía. Si se levanta prematuramente, le aclaro que su vida correrá peligro.

-Mire doctor... si no viajo rápidamente para fortalecer la Alianza, puede correr peligro la vida de muchos hombres. Prefiero arriesgar una sola vida, la mía y evitar el riesgo para miles de vidas.

Y Bartolomé Mitre viajó a Brasil cumpliendo un deber moral. Es que los grandes espíritus, no sólo nos mostraron la realidad, también ayudaron a modificarla.

Afortunadamente, su fuerte organismo le permitió reponerse totalmente.

Este breve episodio nos dice de su alto espíritu patriótico que demostró cabalmente también en otras realizaciones.

Su presidencia entre 1862 y 1868, marcó una época de progreso y bienestar para el país, que se continuó con la de Sarmiento, de 1868 a 1874 y luego con la presidencia de Nicolás Avellaneda, de 1874 a 1880.

Estos tres estadistas, fueron hombres de visión profética, honestidad probada y sólida cultura. Mitre, fundador del prestigioso diario La Nación, falleció a los 84 años, un 19 de enero de 1906.

Cuatro años antes, con 80 años cumplidos, era ya un verdadero ídolo para sus conciudadanos y le tocó recibir un homenaje tan especial que, creo, ningún otro estadista argentino recibió en vida. El Congreso, por unanimidad, decidió ponerle su nombre a la calle de La Piedad.

Y un aforismo final para este insigne ciudadano: "El idealista, sólo persigue el triunfo... de sus ideales".

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".