Prensa atemorizada: AMLO tiene el Cuarto Poder bajo control

Dictadura perfecta llamaban al gobierno longevo del PRI, ahora la autocensura lleva al ciudadano a otra escala.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, usa descalificativos como “prensa fifí” y “neoliberales”, términos que vinculan el discurso populista del mandatario a la lucha de los pobres contra los ricos.

“Ladrón de Esperanzas” se titula el libro que toma la figura de Andrés Manuel López Obrador, presidente México y lo lleva a un persona de ficción cuyo nombre tiene las misma siglas: AMLO. En vista que el autor, Martín Moreno, ya ha publicado libros igualmente críticos de otros presidentes, resalta el contraste de la autocensura de los periodistas que no se arriesgan a difundir su obra.

“Debo haber enviado unas 60 cartas a los presentadores de radio y televisión, y solo cuatro o cinco me respondieron”, afirmó.

“Cuando escribí mi libro anterior, que trata sobre la historia del henequén en Yucatán, me llenaban de invitaciones para entrevistarme”, agrega.

En una entrevista con el periodista Andrés Oppenheimer, reveló que el problema de la actualidad no es el de la amenaza directa por parte del mandatario, sino de la autocensura de los periodistas que no se atreven a criticarlo.

Publicó una obra equivalente respecto al presidente anterior, Enrique Peña Nieto, representado por un personaje ficticio cuyo nombre también cumplía con las siglas EPN.

Sin embargo, resalta que en la presidencia previa era socialmente aceptado.

Mientras que en la actualidad, similar a lo que sucede con Trump en EEUU, AMLO descalifica públicamente a los medios que lo cuestionan.

Utiliza descalificativos como “prensa fifí” y “neoliberales”, términos que vinculan el discurso populista del mandatario a la lucha de los pobres contra los ricos, donde el Estado debe ser quien libera al ciudadano del malvado sector privado.

El escritor no se ha limitado por líneas ideológicas ni épocas históricas, incluso décadas atrás.

No obstante, no es hasta ahora, bajo el gobierno de AMLO, que ese riesgo está presente cuando quienes deberían ser difusores, ahora se limitan.

En el caso de su última obra, aunque es alegórica, aparece AMLO de espaldas en la portada.

De modo que aunque no habla directamente de López Obrador, se entiende que es una crítica hacia él. Se trata de un líder impredecible, mentiroso y demagógico, en cuanto a su carácter mesiánico que ofrece la salvación.

Por su parte, Martín Moreno informa que está con muchos problemas para difundir su obra, la primera que escribe en tiempo real.

A pesar de ponerse a disposición ante más de medio centenar de periodistas, no le dan plataforma.

En la dictadura perfecta, no hará falta censura

Años atrás, en presencia de Octavio Paz, Mario Vargas Llosa ya se habían referido a México como la dictadura perfecta. Esto fue bajo el gobierno del PRI que estuvo al mando de México por 3/4 de siglo.

“No se puede hablar de dictaduras, no es una dictadura militar… Ni una dicta blanda ni una dicta dura”, afirmó Paz.

Tomando en cuenta que, aun después de la masacre cometida contra los estudiantes de la UNAM, AMLO no se desentendió del PRI, cabe señalar que él fue parte de ese partido y por tanto de esa dictadura perfecta.

Ahora, la pulió a su manera. Ganó gracias a estar fuera de la esfera político, presuntamente.

Así como en su momento, para ser perfecta, una dictadura no necesitaba la fuerza para actuar, esta no necesita imponer la censura por la fuerza, pues ante el miedo -los comunicadores que deberían esparcir el mensaje- ahora se están censurando a sí mismos.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".