Carrera tecnológica. Estados Unidos prepara una supercomputadora de 500 millones de dólares para ecl

El gigante asiático está realizando grandes esfuerzos en supercomputación, y los norteamericanos no quieren quedarse atrás.

Summit, la máquina de IBM, que devolvió a los EEUU a liderar la lista de los "Top 500" de las supercomputadoras más potentes del mundo. (Foto: Carlos Jones/Oak Ridge National Laboratory, U.S. Department of Energy/dpa)

Estados Unidos tiene un presupuesto de 500 millones de dólares destinados para la construcción de una supercomputadora que pretende competir y eclipsar contra su exponente chino, en la actual carrera tecnológica que disputan ambas potencias. Según anunció el Departamento de Energía, esta máquina, llamada Aurora, es una versión superadora a una primera propuesta anunciada en 2015.

Aurora se instalará en 2021 en el Laboratorio Nacional de Argonne, cerca de Chicago. Los responsables del laboratorio aseguran que está será el primer equipo estadounidense en alcanzar el hito del llamado rendimiento “exascale”, es decir, que será capaz de superar el quintillón de cálculos por segundo.

Eso significa aproximadamente siete veces el índice de velocidad del sistema más poderoso construido hasta la fecha, o 1.000 veces más rápido que los primeros sistemas “petaescala” que comenzaron a surgir en 2008.

Sus promotores esperan que estas computadoras permitan a los investigadores crear simulaciones de fenómenos mucho más precisas. Por ejemplo, a la hora de comprobar la respuesta de determinados medicamentos, sobre los cambios climáticos, el funcionamiento interno de los motores de combustión o los paneles solares.

La futura supercomputadora Aurora también está diseñada para explotar nuevos avances en el campo de la inteligencia artificial, incluidas las técnicas de aprendizaje automático impulsadas últimamente por Google y la red social Facebook.

Asimismo, desempeñan un papel importante en tareas como el diseño de armas y el descifrado de códigos y por ello se consideran como el principal pilar y referencia de la competitividad nacional en ciencia y tecnología. Durante décadas, Estados Unidos lidera este campo, pero en los últimos tiempos China logró convertirse en un rival de peso en este segmento.

De hecho, el año pasado Estados Unidos consiguió recuperar el número 1 del ranking bianual de los sistemas de computadoras más potentes del mundo, tras cinco años de dominio chino. El sistema que permitió a la potencia americana recuperar su lugar preminente fue Summit, un desarrollo de IBM, para el Laboratorio Nacional de Oak Ridge en Tennessee.

Sin embargo, China sigue liderando el ranking por otros motivos, ya que cuenta con 227 sistemas en la lista de los 500 principales, en comparación con los 109 que tiene Estados Unidos.

Aurora supera de mucho los 200 millones de dólares que costó Summit. Para su desarrollo se firmó un contrato gubernamental récord con Intel. La popular compañía de procesadores de Silicon Valley es la proveedora de la mayoría de supercomputadoras. Sin embargo, los chips de acelerador adicionales también se consideran clave para alcanzar las velocidades más altas, como las que se pretenden para este nuevo supercomputador.

Por su parte, la empresa rival de Intel, Nvidia, desarrolló su negocio adaptando chips usados inicialmente en videojuegos para su uso posterior en supercomputadoras. La versión inicial de Aurora anunciada en 2015 se basaba en un chip acelerador Intel que la compañía posteriormente descartó para buscar objetivos de rendimiento más ambiciosos.

(Fuente: La Vanguardia)

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".