Nuevo bloque regional. Mauricio Macri: “Unasur es el último error” donde “prevaleció la ideología y

El flamante bloque Prosur “no tendrá ideología”, dijo el presidente chileno, Sebastián Piñera.

Sebastián Piñera y Mauricio Macri, tras la firma del acuerdo. Foto: Reuters.

Luego de casi dos horas de deliberación, siete países firmaron la declaración presidencial del nuevo bloque regional de América del Sur: el Prosur. En el Patio de los Cañones del Palacio de la Moneda, en Santiago de Chile, el presidente anfitrión Sebastián Piñera, el mandatario argentino Mauricio Macri; Jair Bolsonaro, de Brasil y sus pares de Colombia, Iván Duque; Ecuador, Lenín Moreno; Paraguay, de Paraguay, Mario Abdo Benítez; y de Perú, Martín Vizcarra; y el embajador de Guyana, George Talbot; pusieron en marcha el Foro para el Progreso y el Desarrollo de América del Sur.

Fue en rigor, el acta de defunción de la Unasur, el organismo regional creado hace 11 años por Luiz Inacio "Lula" da Silva, Hugo Chávez, Rafael Correa y Cristina Kirchner, al que en los próximos meses buscarán darle un cierre ordenado. Macri lo puso en evidencia durante parte de su intervención, que el equipo de comunicación de Presidencia subió a sus redes.

“Claramente, la Unasur es el último error" donde"prevaleció la ideología y los prejuicios en vez de las necesidades de la gente. Y sobre todo en no haber puesto un límite a tiempo de lo que hoy está sufriendo el pueblo venezolano”, sentenció el Presidente, que volvió a encontrar un poco de respiro a la política doméstica con la política exterior.

Fue el primer mandatario al que recibió Piñera este viernes –firmaron acuerdos en materia telefónica- y el último en ingresar al Palacio para poner en marcha la cumbre. También, fue el primero al que su el presidente trasandino invitó a firmar. En la misma sintonía, Piñera también le dio un lugar preponderante a Jair Bolsonaro, con quien este sábado mantendrá una reunión, a solas.

Piñera celebró la naturaleza de la reunión y recordó que hace más de 5 años que los presidentes de la región no se reunían. “Este foro del Prosur va a ser abierto a todos los países de América del Sur, va a ser un foro sin ideología que va aceptar todas las diferencias, va a ser un foro sin burocracias que va a buscar resultados y va a tener un firme y claro compromiso con las libertades y el respeto a los derechos humano de todos los habitantes”, sostuvo en otra clara alusión a Venezuela.

Chile asumirá la presidencia pro tempore del bloque durante los próximos 12 meses. Luego, lo sucederá Paraguay, una idea que empujó el propio Macri.

Bolivia, Surinam y Uruguay que enviaron representantes diplomáticos fueron los únicos tres países que no firmaron la declaración. El régimen de Nicolás Maduro divide las aguas, aunque con algunos matices. "Bolivia tiene una posición amable, pero irreductible, Surinam está muy pegado a Maduro y Uruguay tiene un problema de política interna", graficó uno de los funcionarios que siguió de cerca las negociaciones.

Macri señaló que los planteos hechos en la reunión fueron similares a los que había conversado con Bolsonaro a propósito del Mercosur. “Necesitamos un bloque más ágil”, dijo. “La conectividad es clave para poder profundizar la integración económica entre nuestros países y nuestra región y esto implica más y mejor infraestructura, más y mejores comunicaciones y la facilitación de encadenamientos productivos que potencien el emprendedurismo y el desarrollo de las Pymes”, añadió.

La declaración de apenas 4 páginas incluye seis puntos. El número 4 establece que las prioridades del bloque serán abordar “de manera flexible y con carácter prioritario temas de integración en materia de infraestructura, energía, salud, defensa, seguridad y combate al crimen, prevención y manejo de desastres naturales”. El texto, que se terminó de cerrar en los últimos días, fue más propositivo de lo que marcaban los trascendidos, aunque se destaca que solo podrán formar parte de él los países que tengan un sistema democrático en pleno funcionamiento, otro tiro por elevación hacia Caracas.

Venezuela, otra vez, ocupó el centro de la escena. El ecuatoriano Lenín Moreno acusó públicamente a Nicolás Maduro de financiar a Rafael Correa para desestabilizar a su gobierno y señaló que hace lo mismo en otros países de la región.

En privado, le dijo a Macri que el líder chavista también colaboraba con grupos desestabilizadores en la Argentina, aunque no mencionó a ningún movimiento o dirigente en particular. Prometió enviar documentación al respecto. En el Gobierno, por ahora, evitaron, hacer comentarios al respecto.

De todos modos, los funcionarios que participaron de la redacción del documento, insistieron en que no quieren cerrarles las puertas a nadie. "Nadie quiere hacer una Unasur de derecha. Si otros países hubieran flexibilizado la Unasur, no habría habido necesidad de un nuevo bloque", dijeron

Los presidentes que adhirieron tuvieron gestos de complicidad. Hubo dos tortas para celebrar los cumpleaños de Vizcarra y de Bolsonaro, que cumple el sábado.

"Fue encuentro de presidentes democráticos muy positivo que propone un mecanismo de trabajo con desafíos del siglo XXI para la región", sostuvo el secretario de Asuntos Estratégicos argentino, Fulvio Pompeo, uno de los pocos funcionarios que acompañó al mandatario. También estuvieron el embajador en Chile, José Octavio Bordón, el vocero presidencial Iván Pavlovsky y la primera dama Juliana Awada, que tuvo agenda propia: presenció orquestas juveniles junto a las demás esposas de los mandatarios y luego se sumó al almuerzo de honor con el que Piñera homenajeó a sus invitados.

Macri ya emprende su regreso a Buenos Aires. Cerca del mandatario señalaron que no conversó con Bolsonaro sobre la decisión de reemplazar las importaciones de trigo de la Argentina para comprárselo a los Estados Unidos.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".