La justicia dio otro paso hacia la reapertura de la causa por enriquecimiento ilícito contra Cristin

El juez Lijo pidió un viejo informe de 2009, que alertaba sobre múltiples irregularidades en la declaración jurada de Néstor y su esposa. Su autor ya declaró ratificando el contenido.

El juez federal Ariel Lijo pidió a la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA) que remita el informe que el perito Eduardo Blanco Álvarez entregó en 2009, con una serie de inconsistencias detectadas en el patrimonio que Néstor y Cristina Kirchner declararon ante la Oficina Anticorrupción (OA). El informe fue desestimado por el ex juez Norberto Oyarbide,quien cerró la causa en cuatro meses. Una vez que el trabajo sea remitido al juzgado, se le pedirá la opinión al fiscal Eduardo Taiano y todo podría derivar en la reapertura del expediente.

Diez años transcurrieron desde que el entonces juez Oyarbide sobreseyó en tiempo récord a los ahora ex presidentes, acusados por enriquecimiento ilícito después de haber admitido en sus declaraciones juradas de bienes un crecimiento exponencial en sus bienes en tan solo doce meses.

Este año, el pedido de reapertura de la investigación lo realizó la Unidad de Información Financiera (UIF), al creer que hay elementos para resolver el planteo de "nulidad” del sobreseimiento basado en la existencia de “cosa juzgada írrita": una controvertida figura jurídica que corresponde a la idea de que si en el pasado una causa fue cerrada en forma ilegal, el beneficiado pierde el derecho a no ser juzgado dos veces por el mismo caso.

Para el organismo antilavado, la investigación judicial "se dirigió a sobreseer ficticiamente a quien fue objeto de dicha pesquisa".

Por tal motivo, Lijo -quien analiza el pedido ya que se encuentra subrogando el Juzgado federal 5 que perteneció a Oyarbide- citó a declarar como testigo esta semana al perito Eduardo Blanco Álvarez, cuyo informe con inconsistencias patrimoniales no fue incorporado al expediente en 2009. El perito detalló ante el juzgado las irregularidades y cómo se detectaron.

Según fuentes judiciales, Blanco Alvarez “describió con precisión todas las inconsistencias que detectó en la pericia y que fue elevada a la actual Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA)”.

Ahora el magistrado solicitó a la PIA que remita dicho informe para cotejarlo con el testimonio actual del perito.

En su momento, Blanco había observado que del patrimonio que rondaba los 28 millones de pesos hubo un incremento en un año de más de 24 millones que no tenía documentación que lo respaldase.

Esa apreciación coincide con el planteo del ahora arrepentido contador Víctor Manzanares, quien en su confesión en la causa de los cuadernos recordó su temor por la falta de documentación sobre los inmuebles, como también algunas inconsistencias en los plazos fijos. Su testimonio será clave para que Lijo decida si reabre o no el expediente.

La causa contra los ex presidentes se inició cuando se denunció que en 2008 los Kirchner habían declarado un aumento de su patrimonio del 158%. En 2003, Kirchner consignó bienes por 6.851.810 pesos. En 2007, Cristina admitió un patrimonio de 17.824.941 pesos. Un año después, el matrimonio declaró 46 millones de pesos.

¿Qué otras inconsistencias fueron planteadas por Blanco Álvarez ? Una serie de préstamos del Banco Santa Cruz por poco más de 8 millones de pesos que no contaban con documentación respaldatoria.

Además, algo planeado por Víctor Manzanares: una serie de mutuos y aportes irrevocables a la inmobiliaria Los Sauces SA que no estaba documentada, como cobros anticipados de alquileres.

Entre otros puntos, una deuda que los Kirchner tenían con Lázaro Báez por 8,3 millones de pesos, que Manzanares recomendó cancelar porque era difícil de justificar. Nada de esto fue tenido en cuenta en la causa.

La confesión del ex contador

El fiscal Eduardo Taiano además solicitó que Lijo solicite a su par Claudio Bonadio la confesión homologada de Manzanares, ex contador de Cristina Kirchner.

En su extensa indagatoria como contador y perito de parte en la causa, Manzanares reforzó las sospechas respecto a cómo se instruyó la causa.

“Yo temía por el resultado de la pericia porque la documentación de algunos de los actos económicos no era suficientemente consistente desde el punto de vista legal”, expresó el ex contador.

Por ejemplo, durante el año 2008 Néstor Kirchner había vendido aproximadamente 13 propiedades que se transfirieron a Austral Construcciones y Rudy Ulloa, entre otros, “no estaban todas las escrituras y algunas eran copias simples”.

Para Manzanares era objetable que las propiedades se vendieron al círculo íntimo de los Kirchner, entonces indicó que aunque no podía afirmar que la venta de esos inmuebles “haya sido simulada, sí creo que la pericia fue laxa, fue liviana”.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".