Florencia Kirchner: no es persecución, es temor a que la Justicia actué

 

 

Ley pareja no es rigurosa dice el refrán y tiene razón. Los argentinos estamos acostumbrados a no respetar ninguna norma y mucho menos los dichos populares. El caso de Florencia Kirchner es una muestra más del manejo de una situación judicial muy clara que se transforma en un hecho político por la conveniencia de sus actores.

 

La hija de la ex presidente se encuentra en Cuba haciendo un tratamiento que bien podría realizarse en nuestro país, según opinaron los médicos más prestigiosos que fueron consultados al respecto.

 

Por otro lado, la Justicia la reclama para poder comenzar el juicio oral por la causa del hotel Los Sauces en el que la joven está imputada por asociación ilícita junto a su madre y a su hermano Máximo. Cristina Fernández vuelve a sacar el instrumento de dar lástima y encima insistir con la teoría de la "persecución" a la que es sometida su hija.

 

Ayer los abogados de CFK llevaron a los tribunales de Comodoro Py un pedido de revocatoria sobre "la muy grave y absurda resolución" en la que el Tribunal Oral que juzgará a la hija de la ex presidenta, en la causa mencionada, autorizó a la joven a quedarse en Cuba hasta el 4 de abril próximo, al concederle una prórroga por enfermedad de 15 días, pese a que la defensa había solicitado un período de 45.

 

El tribunal dispuso esto tras intimarla a presentar su historia clínica y estudios médicos en un plazo máximo de 7 días. La defensa pide ahora que vuelva pero sin plazos fijos, argumentando que padece una ?grave patología? y que debe regresar cuando la autoricen los médicos cubanos.

 

"Pido que se revoque la muy grave y absurda resolución que obliga a mi hija Florencia a interrumpir el tratamiento médico que está realizando en Cuba y regresar al país este jueves", dice el escrito firmado por viuda de Kirchner.

 

En su cuenta de twitter Cristina fue más allá y escribió: "Para eliminar todo tipo de suspicacia, se requiera a través de la Embajada Argentina un informe detallado sobre su estado de salud".

 

Para no dejar escapar la oportunidad de volver a la carga contra el fiscal que la investiga en la causa de los cuadernos: "A diferencia del fiscal Stornelli, en estos años de persecución Florencia cumplió con todos los requerimientos judiciales que le fueron impuestos y, de ninguna manera, su tratamiento puede ser tomado como una obstrucción a dichos procesos judiciales".

 

Cierra su mensaje en las redes con el clásico golpe demagógico ya poco convincente: "Quienes asumimos el compromiso político de defender a las grandes mayorías y a los intereses nacionales sabemos que eso conlleva enormes costos personales, pero cuando los hijos o hijas no eligieron nuestra vida, deben permanecer por fuera de cualquier maniobra persecutoria". Y entonces hay que recordarle a Cristina que no hay ninguna persecución en esta causa, porque su hija figura en el directorio de una empresa dedicada a blanquear dinero entre otras cosas. La "nena" ya estaba grandecita y si no tenía madurez suficiente para saber lo que hacía, su responsabilidad como madre es mucho mayor. Ahora habla de perseguir a los hijos, haberse acordado antes y colocado un testaferro amigo en lugar de Florencia.

 

La negativa de regresar al país sueva a excusa y no sería entonces una coincidencia que la hija de la ex presidente sea el único miembro de la familia Kirchner imputado en Los Sauces que no tiene fueros parlamentarios y ya se sabe que la pena por asociación ilícita no es excarcelable.

 

Ahora darán vueltas y buscarán chicanas legales para evitar el retorno, pero tarde o temprano la Justicia hará su trabajo que no es la "persecución" sino castigar a quienes cometieron delitos. Usted escribe en Twitter pero nunca explica porqué sus hijos están en los directorios de los hoteles y de otras empresas familiares, tal vez haya una razón que pueda justificarlo pero debería darla a conocer. Y es verdad que Florencia siempre asistió a los Tribunales ante el requerimiento judicial, pero justo esta vez, cuando está cerca de la posibilidad de ser declarada culpable de un delito grave, se rompe la buena costumbre y prefiere quedarse lejos de Comodoro Py. Tal vez las vicisitudes políticas consigan esa "amnistía" que reclaman desde el populismo y todas las maniobras del latrocinio queden impunes, casi como hasta ahora y entonces nadie deba sentarse en el banquillo de los acusados. Pero está la Historia que no los dejará pasar.

 

Tags: verano,

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".