Estimado Roberto Baradel, es usted un impresentable

 

No es difícil imaginarse el diálogo entre el sindicalista Roberto Baradel y Cristina Fernández, que bien podría haberse producido apenas conocida la noticia que aseguraba que los gremios docentes habían finalmente aceptado la propuesta salarial del gobierno de María Eugenia Vidal:

 

CFK: -¿Qué hiciste pelotudo, como vas a aceptar una propuesta de esta mina en estos momentos que se cae en las encuestas?

 

Roberto Baradel: - Es que la oferta es buena, muy buena, es lo que queríamos. Pero si querés que rompa el acuerdo lo rompo.

 

CFK: Hace algo, nos estamos matando para sacarle votos y vos se los das. Avivate nene porque así no vas a subirte al coche. Inventá algo y rápido que la noticia del acuerdo se pierda, que se hable de otra cosa.

 

RB: - Está bien, veré que hago, pero no puedo deshacer el aumento porque los muchachos me matan, es lo que querían.

 

CFK: - Ponele palos en la rueda, vos de eso sabés muchísimo.

 

Y cuando digo que puede haber ocurrido esta conversación es porque Baradel avisó después de aceptar la propuesta de Vidal que la condicionaría y que mañana hará un nuevo paro sin demasiada explicación. Para que usted sepa querido lector, el incremento para la mayoría de los gremios determina aumentos trimestrales en base al índice de inflación oficial sumado a un 15,6% en dos cuotas, una de 5% en abril y la otra del 10,6% en agosto, para compensar la pérdida de poder adquisitivo de 2018. Todos los reclamos docentes quedaron satisfechos pero el impresentable, porque usted es eso Baradel, un impresentable, intenta romperlo poniendo "los palos" que bien puede haberle pedido su jefa política ahora exige una serie de puntos que hacen peligrar el verdadero objetivo de la negociación.

 

El bucanero militante disfrazado de líder sindical, exigió a la gestión de la gobernadora bonaerense que no les descuenten a los trabajadores los días de paro, que se dejen sin efecto sumarios contra empleados, que se homologuen 12 puntos del acuerdo paritario nacional y que se conforme una comisión de políticas socioeducativas. Desde SUTEBA, el sindicato de Baradel, no se conformaron con esto sino que organizó una "jornada de lucha" de 48 horas que comienza hoy con acciones en diferentes distritos y que finaliza mañana con un cese total de actividades.

 

El militante Baradel, que también recibe órdenes de la CTA que sí convocó un paro general para mañana, se suma a la protesta por ser "solidario", cuando él solo debería ser solidario con sus representados, los docentes, que si ahora se cae el acuerdo con la Provincia deberían ir a reclamarle que por "jugar" al alcahuete por un lugar en las listas del kirchnerismo para las elecciones de octubre y un cargo alto en la CTA, su sueño es ser secretario general, les pude quitar la opción de poder disfrutar de un arreglo salarial conveniente a sus intereses.

 

Este nuevo movimiento del impresentable sindicalista demuestra a las claras que solo trabaja para él, ni para los docentes y mucho menos para los alumnos, solo para él y para esa obediencia debida a quienes le dieron apoyo a cambio de convertirse en una herramienta de choque contra los opositores al movimiento K. Baradel, si de verdad defendiera a sus afiliados de SUTEBA debería esta vez dar una conferencia a las que es tan adicto, para anunciar "una buena noticia", pero no lo hará porque tiene miedo que la líder lo insulte y lo castigue.

 

Parece una contradicción que en un cuerpo tan grande haya una mentalidad tan chiquita, tal vez por eso este sindicalista parece un títere manejado con hilos ideológicos que lo muestran como un débil con apariencia de "malo" cuya única fuerza radica en usar a millones de niños para sus operaciones de extorsión.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".