Evasión y corrupción. La llamativa preferencia K por los refugios caribeños

Daniel Muñoz, los hijos de Lázaro Báez y hasta Florencia Kirchner están vinculados con esa región de América Central.

Islas Turks and Caicos paraiso fiscal elegido para esconder parte del dinero de la corrupción K.

El matarife Alberto Samid, para sorpresa de muchos, eligió un paraíso fiscal del caribe para huir de la Justicia.

Belice es un país vinculado al caso conocido como “La Ruta del Dinero K”. Debido a que es considerado uno de los paraísos fiscales más laxos del mundo, allí fue registrada una de las sociedades que los hijos de Lázaro Báez usaron para sacar dinero de la Argentina en forma ilegal.

Esa empresa se llamaba Teegan Inc y, si bien era “beliceña”, tenía a su nombre una cuenta en el banco Lombard Ordier, de Suiza.

Varios países del Caribe, por razones que no tienen que ver con sus paisajes de ensueño, pero sí con las normativas financieras de varias de las naciones que están ubicadas en esa zona entre selvática y acuática del mundo.

En las Bahamas, por ejemplo, también se registraron parte e las múltiples sociedades de los Báez. Y parte de su fortuna, también. En las Islas Turk & Caikos, otro paraíso fiscal caribeño, invirtió al menos 30 millones de dólares la señora Carolina Pochetti, viuda del secretario privado más cercano a los Kirchner, Daniel Muñoz.

Eso fue lo que le costo, según confesó ella misma como arrepentida en la causa “Cuadernos K”, un terreno donde planeó junto a su esposo que construirían un complejo hotelero.

Hoy, ni siquiera recuerda su ubicación exacta. Cuando lo adquirió ya la perseguían, como volando en círculos sobre ella, abogados y asesores que buscaban, según dijo, quedarse con parte de la fortuna que su marido había juntado gracias a la recaudación ilegal de sobornos durante la gestión presidencial de Néstor y Cristina Kirchner.

El ex contador de ambos ex presidentes, Víctor “Polo” Manzanares, también arrepentido en la causa “Cuadernos”, reveló que había viajado a Turk & Caikos debido al consejo de su amigo Muñoz.

Mientras todas esas maniobras son investigadas en la Justicia, la hija de los Kirchner, Florencia, se recupera en Cuba de una enfermedad que generó polémica y recursos cruzados entre su abogado y los tribunales orales que la quieren de vuelta en Buenos Aires, donde será juzgada por dos casos de corrupción.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".