Un modelo social. Ganar la guerra contra la pobreza

Sin un gran desempeño económico, Canadá logró reducir notablemente sus índices de pobreza. La clave fue el mecanismo aplicado.

Muchos países, incluso prósperos, deben lidiar con problemas de pobreza estructural. (ARIS MESSINIS / AFP)

Jesús dijo que los pobres siempre estarán entre nosotros, pero hay mucha gente en Canadá que está poniendo a prueba esa afirmación.

Según datos publicados recientemente, entre 2015 y 2017, Canadá redujo su tasa oficial de pobreza en al menos un 20 por ciento. Aproximadamente 825.000 canadienses fueron sacados de la pobreza en esos años, lo que da al país la tasa de pobreza más baja de la historia.

¿Cómo lo hizo?

La economía en general ha sido aceptable, pero no lo suficientemente robusta como para explicar estos sorprendentes resultados. En cambio, un factor importante es que los canadienses han organizado sus comunidades de manera diferente. Adoptaron una metodología específica para luchar contra la pobreza.

Antes de describir esta metodología, hagamos una pausa para pensar cómo es a menudo en las áreas pobres de Estados Unidos. Todo está fragmentado. Por lo general, hay una gran cantidad de programas públicos y privados que hacen sus propias cosas. En un pueblo puede haber cuatro despensas de comida, que realmente no se conocen bien. La gente que trabaja en estos programas tiene la cabeza gacha, porque hacer su propio trabajo ya es suficientemente agotador.

Un modelo común es el de un solo donante y un solo programa de financiación. Diferentes programas compiten por los fondos. Justifican su existencia mediante experimentos controlados aleatorios, en los que los investigadores intentan identificar "una entrada que condujo a un resultado positivo. Los directores de las fundaciones, los funcionarios de la ciudad y los empresarios sociales asisten a un montón de conferencias, pero estas conferencias no tienen mucho que ver entre sí.

En otras palabras, los estadounidenses que hablan de comunidad no tienen una comunidad propia. Cada día, regalan el poder que podrían tener si trabajaran juntos para cambiar sistemas enteros y se reforzaran mutuamente.

En Canadá no es así. Hace unos 15 años, un grupo dispar de canadienses se dio cuenta de que un problema tan complejo como la pobreza sólo podía abordarse mediante un enfoque integral multisectorial. Se dieron cuenta de que la pobreza no iba a ser reducida por alguna innovación - algún programa nuevo y genial en el que nadie había pensado antes. Se iba a abordar mediante mejores sistemas que se apoyaran mutuamente y fueran capaces de introducir cambios a nivel de la población.

Así que comenzaron a construir estructuras en toda la ciudad y en toda la comunidad. Comenzaron hace 15 años con sólo seis ciudades, peroahora tienen 72 redes regionales que cubren 344 pueblos.

Comienzan reuniendo, digamos, a 100 personas de una sola comunidad. Una cuarta parte ha vivido en la pobreza; el resto son empresas, organizaciones sin fines de lucro y el gobierno.

Pasan un año aprendiendo sobre la pobreza en su área, hablando con la comunidad. Lanzan un tipo diferente de conversación. Primero, no quieren mejores pobres; quieren menos pobres. Es decir, no se centran en cómo dar de comer a los pobres para que no se mueran de hambre. El asunto es cómo sacamos a la gente de la pobreza. En segundo lugar, aumentan sus ambiciones. ¿Cómo podemos "erradicar" la pobreza en conjunto? En tercer lugar, amplían su visión. ¿Cómo es una comunidad vibrante en la que se satisfacen las necesidades básicas de todos?

Después de un año, presentan un plan urbanístico. La pobreza de cada pueblo es diferente. Los activos de cada pueblo son diferentes. Así que el plan de cada pueblo es diferente.

Los planes de la ciudad incluyen mucha actividad colaborativa. Una despensa de alimentos puede convertirse en un centro de capacitación laboral al permitir que las personas que reciben alimentos hagan el trabajo real. La despensa podría conectarse con los negocios locales que cambian sus prácticas de contratación para que no se requieran los diplomas de la escuela secundaria. Las empresas podrían comprometerse a aumentar su salario mínimo.

Los planes implican muchos cambios en las políticas a nivel municipal y provincial: mejora de las guarderías, rediseño de los sistemas de tránsito, mejores sistemas de desarrollo de la fuerza laboral.

En el momento en que el gobierno nacional de Canadá entró en acción, todo el país tenía una base de conocimientos y experiencia. La gente en el campo tenía una gran cantidad de conexiones y un sentido de lo que había que hacer. Los dos cambios más importantes fueron los esfuerzos en cada ciudad para aumentar el salario mínimo y la ampliación de un subsidio nacional por hijo, que puede suponer un beneficio neto para una familia de hasta casi 6.500 dólares anuales por hijo. Canadá tiene esencialmente ingresos garantizados para los jóvenes y los ancianos.

El proceso de aprendizaje, planificación y adaptación nunca termina. El Instituto Tamarack, que fue pionero en gran parte de este trabajo, sirve como un centro comunitario de aprendizaje para todas las diferentes redes regionales.

Paul Born, director del instituto, enfatiza que lo crucial que estas estructuras de impacto colectivo en toda la comunidad hacen es cambiar las actitudes. Al principio es como si todo el mundo estuviera nadando en aguas contaminadas. La gente es perezosa, temerosa, aislada y sólo se preocupa por sí misma. Pero cuando la gente comienza a trabajar junta entre sectores en torno a una agenda común, es como limpiar el agua. Las comunidades se dan cuenta de que pueden hacer más por los pobres. Los pobres se dan cuenta de que pueden hacer más por sí mismos. Se ha creado un nuevo poder, un nuevo sentido de agencia.

Born no cree que realmente se pueda hacer un cambio social sin una metodología, sin crear estructuras de impacto colectivo en toda la comunidad. Pero en muchas comunidades americanas estamos mayoritariamente dispersos. Ese es el problema con nuestra desconfianza y polarización. A menudo no construimos estructuras a través de diferencias. El cambio transformador rara vez se hace.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".