Los "antivacunas", una amenaza latente

La falta de mayor concientización sobre la necesidad de inmunizarse genera brotes de enfermedades que hasta hace pocos años estaban erradicadas en el mundo. En la Argentina, la tasa de vacunación fue significativamente más baja de lo que se esperaba durante el año pasado.

El movimiento antivacunas preocupa a la comunidad médica por su falta de sustento científico.

"La OMS está preocupada por el tema antivacunas y dice que la principal amenaza de la humanidad para la próxima década es este tipo de pensamiento. Según estadísticas serias, por año se salvan entre 2 a 3 millones de personas por vacunarse. Si en los lugares que no se vacunan lo hicieran la cifra se incrementaría a un total de 5 millones", dijo a La Prensa el médico cirujano Sergio Witis, a cargo del capítulo médico del Rotary Club de Buenos Aires, grupo de trabajo que nuclea a 47 médicos de los cuales 2 son ex ministro de salud de la Nación.

Según el especialista, las vacunas han sido "el gran avance que la humanidad ha hecho y que ha ayudado a reducir la cantidad de pestes".

Frente a las últimas noticias sobre la aparición de casos de sarampión, una enfermedad que desde el 2000 no se registraba en el país como caso autóctono y la expansión de posturas contra la vacunación, el médico argentino se mostró preocupado por la falta de concientización que hay en una parte de la población mundial. "Creemos que es necesario vacunar para que la gente pueda evitar las epidemias del pasado", enfatizó el rotario.

Consultado sobre si se perdió la percepción de la gravedad de las enfermedades que hoy son evitadas con vacunas, el médico infectólogo Ricardo Teijeiro, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), fue contundente sobre la situación. "Entre los médicos no, pero sí en la población ya que al no haber enfermedades pierden noción de su gravedad y de que pueden volver a surgir", enfatizó el especialista en infectología.

Luego agregó "El problema del que no se vacuna o no vacuna a sus hijos es que es una persona sin percepción social. Sabés que podés afectar la salud de alguien y, sin fundamentos científicos, lo hacen".

ALARMA Los casos de sarampión detectados en la Argentina, pese a que no fueron autóctonos, muestran una realidad mundial preocupante. Y es que la concepción contraria a vacunarse está creciendo debido a la amplia difusión que tiene en las redes sociales y a los célebres personajes, que aparecen sosteniendo estas posturas como que las vacunas conllevan algunos efectos secundarios nocivos y de largo plazo que aun no se conocen, sin sustento científico.

"Todos los países cuentan con un plan de vacunación que generalmente es universal. Pero surgen casos que, por posturas religiosas o culturales, terminan generando brotes de enfermedades que tranquilamente se podrían evitar. El caso de la comunidad ultraortodoxa judía en Brooklyn, en los Estados Unidos, que provocó un brote a partir de una publicación que animaba a no vacunarse, en contra de los criterios científicos y de la legalidad sanitaria", enfatizó Witis.

Los focos de sarampión rápidamente se ampliaron a través del contagio, se puede transmitir a través de la saliva, y la cifra de afectados llegó a 300 pacientes. Por otra parte, hay continentes y países en que no es obligatorio vacunarse, lo que genera cientos de casos de infectados en su población. Tal es el caso de Ucrania donde se han detectado en pocos meses 50 mil casos de sarampión y se ha llegado a vincular este brote con el de Brooklyn y otro en Israel debido a que los pacientes cero, a quien se señala como posible portador de la enfermedad, estuvieron viajando por dichos países al mismo tiempo en que surgían los brotes.

"El problema de estos ejemplos es cuando hay una población que no está totalmente vacunada y viaja a algún lugar con infectados se enferman y al volver a sus hogares propagan el contagio", explicó Teijeiro.

En tanto, en los últimos días el presidente norteamericano, Donald Trump, se explayó nuevamente sobre su militancia anti vacunas. Su percepción se suma a otros famosos como la ex conejita de Playboy, Jenny Mc Carthy, que luego de tener a su primer hijo con Trastorno del Espectro Autista (TEA) dejó su carrera en Hollywood y se volcó a militar fuertemente en la corriente antivacunas argumentando que eran la causa de la condición de su hijo.

Además, los actores Jim Carrey y Robert De Niro, que también es padre de un niño con TEA, se sumaron al movimiento. Los famosos no solo difundieron aún más el tema, sino que ayudaron a convertir la corriente anti inmunización en tendencia en zonas de la costa oeste y centro de Estados Unidos.

La iniciativa alarmó a los especialistas debido a la posibilidad de que enfermedades erradicadas volvieran a surgir. "El Movimiento anti vacunas es una moda sin fundamentos científicos y es peligroso. Son como aquellas personas que afirman que la tierra es plana aún pudiendo constatar que no es así. El problema es que generan confusión en gente que puede creer que por ver a un famoso sosteniendo esa postura pueda ser verdad. Creo que no cuentan con la autoridad para hablar de salud porque no son médicos. Nosotros practicamos una medicina basada en evidencia. Las vacunas son necesarias para la salud de la población mundial", sostuvo el rotario.

ARGENTINA En la Argentina, un proyecto de ley presentado en el Congreso de la Nación por la diputada nacional por Unión PRO Paula Urroz propone terminar con la obligatoriedad de las vacunas y promueve el consentimiento de los adultos responsables de un niño, aceptando o no los supuestos efectos adversos que la inoculación de vacunas pudiera provocar en la salud.

La iniciativa, junto al movimiento anti vacunas, causó preocupación entre la comunidad médica por el impacto que podría tener en suelo argentino. "Hay vacunas que, como el tétanos que es crucial para evitar la difteria y la tos ferina, son muy importantes en el embarazo. Porque durante el parto existe riesgo de infección por tétanos, tanto para la madre como para el recién nacido. De hecho la madre da a luz y el hijo muere", recalcó Teijeiro.

Luego agregó que "Creo que lo fundamental es educar a toda la población sobre la necesidad de vacunarse y comunicar permanentemente su importancia". Por otra parte, el Congreso de la Nación aprobó el año pasado la actualización de la ley de vacunas para asegurar la obligatoriedad, promoción y exención impositiva de las vacunas integradas al calendario nacional. De esta manera, la ley nacional de vacunas, que estaba vigente desde el primer año del regreso de la democracia y establecía para el calendario nacional la aplicación de solo seis vacunas obligatorias para menores de edad, ahora extiende la aplicación a 20 vacunas para todo el grupo familiar.

El nuevo marco normativo, además, prevé nuevos mecanismos de control y medidas tendientes a facilitar el acceso, el cumplimiento y el financiamiento de la vacunación gratuita y obligatoria, no solo en niños sino también en adultos. Por último, debe señalarse que dado que los niños de corta edad son los más vulnerables a enfermedades como el sarampión, es importante que los padres se aseguren que sus hijos estén correctamente inmunizados con todas las vacunas del calendario.

"Con la nueva Ley de vacunas, que falta reglamentar, para ingresar al país, sacar el carnet de conducir o el pasaporte, entre otros trámites, será necesario tener el certificado de vacunación completo", enfatizó el médico miembro de la SADI.

FALTANTE Los expertos advierten que a fin de evitar la diseminación de los casos importados, alrededor de un 95 por ciento de los ciudadanos de un país debe estar inmunizado. Algo que aún en la Argentina no se ha logrado cumplir, tanto por carecer de una mayor concientización sobre la necesidad de inocularse, como también, por una faltante de algunas vacunas.

Al respecto, recientemente el secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, reconoció en dialogó con un medio que hay "algunos faltantes" de vacunas que el Gobierno está intentando cubrir. También recalcó que la tasa de vacunación fue significativamente más baja de lo que se esperaba durante el año pasado.

Esta situación provocó que la Sociedad Argentina de Pediatría dirigiera un comunicado al funcionario a cargo de la cartera de salud resaltando que "El carácter federal de nuestra sociedad permite que podamos conocer la situación respecto a la disponibilidad de las diferentes vacunas en toda la extensión territorial y sabemos que en el momento actual es claramente deficitaria".

Luego continua conque "Tanto el sostenimiento de lo conseguido como las metas de mejora en las coberturas de vacunas se ven amenazadas por esta situación, por tal razón resulta imprescindible priorizar la resolución de la falta de disponibilidad de vacunas frente a otras problemáticas sanitarias y que es de cumplimiento al Calendario Nacional de Inmunizaciones".

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".