Desubicado

Una de las respuestas al llamado al diálogo que más sorprendió al gobierno fue la de Sergio Massa. No porque pidiera que se invite también a Cristina Kirchner, sino porque "amenazó" con convocarla él, si Mauricio Macri no lo hace. ¿Desde qué rol lo haría?, se preguntaban. Después de oir su discurso de anteanoche hubo coincidencia en el oficialismo en que la iniciativa del gobierno lo desorientó. Llamó también la atención su compromiso público de honrar la deuda, ya que tiene escasa posibilidad de llegar a la presidencia. ¿Habrá hablado por Cristina? se preguntaban.

Chirriar de dientes

El funcionario del FMI encargado de auditar los números de la economía local, el italiano Roberto Caldarelli, se enteró de que la cúpula del organismo le había otorgado facilidades extraordinarias a la Argentina cuando todo estaba consumado. Lo supieron primero los argentinos y después él. Ni siquiera llegó a hacer un informe sobre la situación fiscal del país. La premura se debió a la difícil situación electoral de Mauricio Macri, pero eso no importa a la burocracia del organismo para la cual la intervención política de los norteamericanso provocó chirriar de dientes.

Lavagna, afuera

Entre las primeras reacciones al acuerdo de gobernabilidad lanzado por el gobierno estuvo la de Miguel Pichetto, al que en principio le pareció bien, aunque pidió precisiones. El viernes, sin embargo, abrió el paraguas y reclamó que se convoque a los gobernadores y la CGT. No dijo ni una palabra de posibles candidatos. El que él estaba fogoneando, Roberto Lavagna, quedó afuera, aunque ya se había autoexcluido por su cuenta, al calificar de "marketing" la iniciativa del macrismo. Sin ninguna base de poder propio la candidatura del ex ministro parece cada día más una cruzada personal.

Góndolas

El oficialismo se complicó con la ley de góndolas en el Congreso. Molesto por la fuerte remarcación en los supermercados y otras bocas de expendio le dio la bienvenida a un proyecto de Elisa Carrió para obligar a los comerciantes a exhibir en condiciones coactivas productos de distinto origen y de bajo precio. Pero rápidamente el PJ motorizó un proyecto mucho más duro del diputado Cabandié y ahora el oficialismo no sabe cómo pararlo. La última "idea" fue bloquearlo en la Comisión de Comercio que preside el macrista Lipovetzky, pero a riesgo de un escándalo en el recinto.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".