Una Corte muy cortesana de la reina Cristina

El martes a la tarde, una acordada con la firma de cuatro de los jueces de la Corte Suprema de la Nación, Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Elena Highton, pidieron el cuerpo principal de la causa conocida como "Vialidad" al Tribunal Oral Federal 2 para su análisis, atendiendo a una serie de reclamos procesales de Cristina Fernández y otros imputados.

Para el próximo martes 21 estaba previsto el inicio del juicio oral que sentaría a la ex presidente en el banquillo de los acusados. Junto con la ex mandataria están acusadas otras 13 personas, entre ellas el empresario Lázaro Báez, el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, el ex secretario de Obras Públicas José López y otros ex funcionarios de vialidad nacional.

La acusación es por la presunta entrega irregular de 52 obras a las empresas de Báez para Santa Cruz que no fueron terminadas o sobre las que se pagaron sobreprecios. Una medida que no solo levanta sospechas sobre la actitud de los miembros de la Corte que, salvo su presidente Carlos Rosenkrantz, votaron a favor de detener este juicio contra la viuda de Kirchner y sus aparentes socios en el saqueo al Estado. Ya lo sabían todos, Cristina se presentó como si nada a una reunión con el resto del Partido Justicialista a solo una semana de una situación difícil; su abogado Carlos Berardi marchó de vacaciones a Miami cuando su cliente más importante debía afrontar un juicio penal en el que hay pruebas evidentes, 16 imputados y más de 70 cajas de documentación que pueden demostrar que la ex presidente blanqueó dinero de obras públicas a través de sus hoteles.

Sabido es que Ricardo Lorenzetti intenta producirle a Macri el mayor daño posible como venganza a su desplazamiento acelerado de la presidencia de la Corte, decidió por el jefe de Estado, pero esta maniobra excede ese encono personal, detrás de esto hay toda una trama oculta, podrida, sucia y que además va en contra de lo propios principio de dictados por esta misma Corte acerca de que nunca intervendrían en una causa hasta que se haya terminado el juicio y exista una sentencia firme, recién allí podrían estudiar el caso. En la calle el ciudadano se pregunta: "¿Cuánto habrá costado evitar la foto de Cristina en el banquillo justo ahora que busca ser candidata de una coalición política?".

No hay límites en este país del asombro, pero ya hemos tocado fondo, este también es un acto de corrupción lo disfracen de lo que lo disfracen. El fiscal federal de la causa, Diego Luciani le solicitó ayer al Tribunal Oral Federal que no suspenda el inicio del juicio oral a la ex presidenta Cristina Kirchner y que el proceso comience el próximo martes, para lo que requirió al TOF 2 que debe enviar los más de 50 cuerpos de la causa al máximo tribunal, que le pida se sirva proceder a la devolución de las actuaciones con antelación suficiente para que el juicio pueda comenzar como estaba previsto.

Además advierte que todo el proceso de instrucción está digitalizado para que se pueda revisar en su totalidad sin necesidad de desplazar físicamente la causa. Es decir que la Corte podría revisar el expediente sin tenerlo sobre su escritorio y mientras tanto, dicen los juristas, podría comenzar el juicio sin inconvenientes. El pedido del fiscal se suma a otro que hizo la Oficina Anticorrupción, querellante en la causa, para que el juicio comience el 21. También el procurador general de la Nación, Eduardo Casal, respaldó al fiscal Luciani, y le pidió a la Corte que devuelva el expediente de la causa "Vialidad" para que el juicio comience el día que estaba previsto.

Tal vez Lorenzetti y sus socios en este accionar, al menos dudoso, prefieran que regrese Cristina con sus intenciones ya anunciadas de modificar la Constitución Nacional, suprimir el Poder Judicial y nombrar a militantes K como jueces de la Corte Suprema. Seguro que los cuatro tienen su carnet de socios del Instituto Patria. No nos callemos más, no dejemos que este olor a podrido se nos quede en el alma sin reaccionar. Hagamos algo, pero hagámoslo ya porque la impunidad de los ladrones ha llegado a corromper todas las instituciones.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".