Maduro ordenó que fabriquen un arma para su milicia barrial

Solo la mente enfermiza de un dictador mononeuronal, que ve a su pueblo padecer los horrores de su gestión condenados a vivir sumergidos en la miseria, sus odios y su sinrazón a la hora de entender que la vida de los ciudadanos de Venezuela no vale nada sino son los que lo alaban y seducen con cánticos de gloria al supremo, es capaz de firmar una orden para sembrar las calles de su país con más muertos, de más violencia.

Nicolás Maduro firmó ayer la autorización para disponer de más de siete millones de euros para la fabricación de miles de subametralladoras "Caribe" calibre 9.19mm. Y lo hizo con entusiasmo, como si le estuviera dando a su pueblo una gran noticia.

En su discurso para anunciar la puesta en marcha del proyecto justificó: "Voy a aprobar estos recursos para seguir avanzando en una dirección muy clara: hacer nuestro propio sistema de armas". Luego explicó cuál será el fin de las mismas: "Esta subametralladora puede ser un arma de apoyo para la Milicia Nacional Bolivariana, para la Policía Nacional Bolivariana, para las policías estaduales. Pero yo la veo en las manos de la milicia populares en los barrios, en las calles". Y ya al borde del éxtasis terminó casi gritando mientras estampaba su firma en el papel: "Aprobado de inmediato, cúmplase. Avance, avance, avance".

El lo dijo, quiere esas miles de ametralladoras para dárselas a la gente que en los barrios forman su milicia, un improvisado ejército que sale a las calles a matar opositores a Maduro. En otros términos quiere que en caso de una revuelta generalizada, su país se desangre aunque solo queden sus seguidores.

El dictador ya alcanzó el límite de la locura, armar a los venezolanos para que se maten unos a otros. Está loco, o algo peor. Esa subametralladora es un producto de mala calidad que en realidad tiene a diferencia de las ametralladoras más grandes, que usa calibre de pistola, más pequeños. Es de inferiores prestaciones. En el caso de la "Caribe" o modelos similares, el calibre 9×19 mm Parabellum es utilizado en todo el mundo por fuerzas de seguridad y criminales. Tiene un poder de fuego de hasta 1.200 proyectiles por minuto, aunque su precisión de tiro es escasa y se utiliza en enfrentamientos en sitios cerrados, ataques a no más de cien metros donde ya pierde efectividad. La que fabricará la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (CAVIM), vine con un cargador de 30 balas y preparada para disparar tiro a tiro, en ráfaga o en modo automático. Mientras en Venezuela conseguir comida y alimentos es cada día más difícil, en pocos meses será sencillo hacerse con una arma automática de fabricación nacional que puede dotar de mayor poder de fuego a los grupos guerrilleros, terroristas y otras fuerzas del crimen organizado, todos estos grupos son socios de las Fuerzas Armadas que responden a Nicolás Maduro.

Aunque lo peor es que muchos tendrán una subametralladora "Caribe" en su casa para salir a la calle a defender al dictador aunque tenga que matar a su hermano, y esto no es una exageración, ahí está la Guerra Civil Española como dramático ejemplo. Maduro no es un peligro para el mundo, no tiene tanta fuerza, pero es un asesino serial de su pueblo, un genocida que curiosamente cuenta con la protección de los regímenes y líderes populistas del continente y una vaga alianza con Rusia y China por sus intereses petroleros en Venezuela. Muchos no quieren ver lo que ocurre en aquel pequeño país caribeño, se hacen los distraídos porque fue Venezuela que a través de sus negociados les llenó los bolsillos cuando gobernaba el comandante Hugo Chávez, el inspirador de esta nueva dictadura en la región. Maduro acaba de celebrar la puesta en marcha de otro plan para la aniquilación sistemática de sus propios compatriotas. Tal vaya siendo hora que los países razonables y democráticos se pongan de acuerdo y consigan que este demente deponga su actitud y deje el gobierno y un país hecho despojos. Los diálogos son puro teatro para Maduro porque sabe que nada ni nadie lo quitará del poder salvo que lo maten, algo que tal vez ocurra con una "Caribe" 9 mm.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".