Aerolíneas: un engaño que terminó en un papelón argentino

03/06/2019

En 2006 el gobierno de Néstor Kirchner intentó cambiar los términos de un acuerdo con el grupo español Marsans apelando a una maniobra infantil

Los españoles Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual con el presidente Néstor Kirchner

 

Fue una historia de desamores, engaños y traiciones. Nada le faltó a la relación tortuosa de la Aerolíneas Argentinas del grupo español Marsans con los funcionarios Néstor y Cristina Kirchner. Pero, más allá de lo que se conoce, estos días salió a la luz uno de los momentos más increíbles de la novela aeronáutica criolla.

 

Todo sucedió en Madrid, en una visita oficial de Néstor Kirchner . Faltaban pocas horas para firmar un acuerdo entre las partes y los españoles les dieron a los argentinos un borrador. Al otro día se estampó la firma con la mirada de los gobiernos de los dos países. En el medio, algo pasó. El gobierno argentino cambió aquellos borradores y desató una tormenta bilateral.

 

La historia quedó al desnudo después de que se conocieron las actas de las audiencias que se tomaron en el marco del arbitraje del Ciadi del Banco Mundial. Fue durante las declaraciones de los exdueños del Grupo Marsans, Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, cuando el asunto se conoció.

 

Corría junio de 2006 y, después de años de desencuentros entre los ejecutivos de la empresa y el Gobierno, Néstor Kirchner llegó a España en visita oficial. Aquella comitiva estaba integrada, entre otros, por Julio De Vido y Ricardo Jaime. El asunto de fondo era simple: Marsans se quejaba de las tarifas congeladas y la Casa Rosada seguía sin dar respuesta.

 

Entonces se acordó que la Argentina se quedaba con el 20% de la empresa a cambio de la requerida "pax social" que reclamaban los españoles. De esa manera, la participación del Estado aumentaba de 5 a 20 puntos.

 

Según lo que relató Díaz Ferrán, Jaime los llamó junto a Pascual y a Antonio Mata, por entonces el gerente general de Aerolíneas Argentinas, para mantener una reunión en el Palacio de El Pardo, donde se había instalado el Kirchner. "Íbamos a firmar el documento con la presencia del propio presidente. El señor Jaime me dice a mí personalmente que lleve dos ejemplares del documento ya acordado para ser firmados", dijo.

 

Ante la inminente firma, en España se juntaron los ejecutivos de la línea aérea para acordar en el Consejo de Administración de la compañía la aprobación del documento. "También invité a la firma al que era presidente de Aerolíneas y de Interinvest, Horacio Fargosi, quien nos había asistido en la redacción y negociación del acuerdo. Ese día, fui al lugar con Fargosi, Mata y Pascual y acudimos a la hora citada al Palacio de El Pardo. Allí tuvimos que esperar más de una hora para la reunión con el señor Kirchner y Ricardo Jaime", agregó.

 

Julio Alak (representante del Estado en Aerolíneas) con Cristina Kirchner y Alberto Fernández, en 2008

 

Según la reconstrucción de aquel día que hizo LA NACION, en el palacio estaban también varios representantes de empresas españolas con negocios en la Argentina, como Telefónica y Repsol. "Al llegar al Palacio de El Pardo, entrego a Jaime en sendas carpetas los dos documentos para firmar, exactamente lo acordado. El secretario Jaime se los quedó para pasarlos a la reunión para la firma", agregó.

 

La reunión siguió un rato después. Jaime llegó con las carpetas y todos rubricaron los documentos que estaban dentro de las mismas que Díaz Ferrán le había entregado al llegar.

 

Contentos, luego hubo una charla con Kirchner. "Nos alegramos todos de haber llegado a un acuerdo y nos fuimos. Al acabar la reunión le pedí a Jaime que me diera una copia del documento firmado", agregó. Díaz Ferrán le pidió al secretario de Transporte y el funcionario respondió: "Mañana se los entrego en la CEOE", agregó, en referencia a la poderosa entidad empresaria donde se llevaría adelante el encuentro con los hombres de negocios. "Bien, pero traémelo mañana", le pidió el empresario.

 

Al día siguiente, el dueño de Marsans le pidió a Jaime el papel: "No lo he traído; tengo que protocolizarlo en Buenos Aires, ya te lo mandaré", contestó.

Pero la desconfianza se había instalado entre los dos. Díaz Ferrán encaró a uno de los asistentes del entonces Secretario de Transporte y le requirió una copia. "Le pedí que me lo dejara para hacer una fotocopia y me lo dejó", rememoró.

Entonces empezó el escándalo. "Cuando la vi me llevé la desagradable sorpresa de que el documento que se firmó el día anterior en el Palacio de El Pardo, delante nuestro y de autoridades del gobierno argentino, incluido el presidente, no era el que habíamos acordado con Jaime y que yo llevé al Palacio", dijo en la audiencia.

 

El tema había sido simple: durante la espera para la reunión con Kirchner los funcionarios argentinos habían cambiado el documento y habían colocado el nuevo dentro de las mismas carpetas. "¿Quién podría imaginar que lo habían cambiado sin decirnos nada? ¿Cómo íbamos a desconfiar del mismísimo presidente en visita oficial a España?", se preguntó el empresario en la audiencia en el Ciadi.

 

El escándalo escaló. Díaz Ferrán inquirió a Jaime y le preguntó cómo era posible que hubiesen cambiado las copias: "Yo he hecho lo que me han mandado", contestó Jaime, y dio por cerrado el diálogo.

 

El problema fue que los nuevos términos que suscribieron reflejaban más privilegios para las acciones del gobierno (clase A) que los acordados. "Le dije a Jaime: 'Esto no puede quedar así, es una estafa'!". Y me contestó: "Pues eso es lo que hay." Ese mismo día, en una comida que organizó el Consejo Superior de Cámaras de España con empresarios y con Kirchner, Díaz Ferrán le dijo al empresario que había habido un "error" en el documento firmado. "Le conté lo sucedido -con todo detalle- al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y al embajador de la Argentina en España, Carlos Bettini, en esa comida, quienes no daban crédito al engaño", dijo el empresario.

 

Ese mismo día, en una comida que organizó el Consejo Superior de Cámaras de España con empresarios y con Kirchner, Díaz Ferrán le dijo a Kirchner que había habido un "error" en el documento firmado. "Le conté lo sucedido -con todo detalle- al Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y al Embajador de Argentina en España, Carlos Betini en esa comida, quienes no daban crédito al engaño", dijo el empresario.

 

Por la noche, en una cena con el presidente José Luis Zapatero y el matrimonio Kirchner en el Palacio de la Moncloa, Díaz Ferrán no anduvo con vueltas, se lo comentó al presidente de España. El consejo del mandamás español fue ir a contarle al entonces Jefe de la Oficina Económica del gobierno, Miguel Sebastián. El funcionario dijo que el gobierno español no iba a consentir el engaño, y encargó la gestión a Jorge Blázquez, uno de sus secretarios de confianza.

 

Al día siguiente, en un hotel de Madrid, Blázquez llamó a una reunión. Jaime llegó manso. El español le dijo que gobierno de Zapatero no iba a consentir el engaño. El hoy detenido exfuncionario redactó una adenda que se firmó mediante la que se volvió al texto acordado. "Como es de imaginar, descubierto el engaño, y realizada la rectificación gracias a la intervención del Gobierno de España, a partir de entonces las relaciones con Jaime y el gobierno argentino se tornaron aún más complicadas", finalizó.

El diálogo estaba roto, y la confianza, hecha añicos.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".