Se apagó la luz y se abrió la boca de los políticos demagogos

El país sufrió ayer el primer apagón general de su historia, todo el territorio nacional, con excepción de Tierra del Fuego por su condición insular, se quedó sin energía eléctrica provocando, el caos, el asombro y las dudas. Fueron horas de incertidumbre donde no había ninguna explicación oficial sobre el desastre. El corte afecto también a todo Uruguay, el sur de Brasil, parte de Bolivia y Chile.

En este último caso los cortes fueron provocados por Argentina, para contener la salida de energía hacia ese país. Mientras los ciudadanos intentaban buscar soluciones a los efectos de vivir sin luz, no quedarse incomunicados, sin agua y otros problemas; mientras el presidente Macri comunicaba que era un problema grave y que iba a llegar hasta las últimas consecuencias en su investigación.

Se tardarán cuatro días en saber si hubo o no un sabotaje o un ataque informático o se trató de una falla técnica que los expertos dicen que es casi normal pero que nunca se enteran los usuarios porque otros sistemas lo solucionan. Llama la atención en este apagón la concatenación de fallos de varios sistemas de protección.

Ante este problema, en lugar de preocuparse por la situación de riego de alguna parte de los ciudadanos, desde sus iluminados por enormes generadores de energía en sus espaciosos pisos de Puerto Madero, algunos líderes políticos no perdieron la oportunidad de hacer demagogia que al final sonó a estupidez.

El candidato a presidente de Cristina Kirchner, Alberto Fernández no tardo en utilizar las redes (señal que gozaba de buena energía) en culpar al Gobierno del apagón. En su ahora revertida verborragia militante K escribió en su cuenta de Twitter: "El Presidente debería emitir un comunicado y dar explicaciones sobre lo que están padeciendo los argentinos", para luego en otro mensaje llegar a salirse de la crítica para entrar en el terreno de la estupidez", escribió Fernández en su cuenta de Twitter.

Más tarde, en otro mensaje, pidió que "el Gobierno le devuelva la luz a la casa de los argentinos". El candidato de CFK encendió la mecha. Cuando el pidió un comunicado de Macri, este ya lo había emitido, pero los twitter de Alberto despertaron a personajes como algunos miembros de La Cámpora como Wado de Pedro que subió la queja a mensaje electoral: "La estafa de los mega tarifazos fue para llenarle los bolsillos a los amigos y testaferros de Macri a costa del bolsillo de todos los argentinos. En octubre hay que votar para volver a tener tarifas pagables y servicios públicos que funcionen".

El campeonato de la idiotez estaba lanzado., El diputado de Cambiemos Fernando Iglesias entró en el juego y twitteó con una ironía innecesaria: "Primero lo sacamos a De Vido de la cárcel y le damos el control de la energía. Después lo sacamos a Jaime y le devolvemos el de los trenes. Y así. ¿Qué puede salir mal?".

El senador oficialista Federico Pinedo le respondió a Alberto Fernández sus palabras sobre los "amigos del poder" de Mauricio Macri que "hicieron negocios" con las subas de tarifas. "Los "amigos del poder" que no cobraban tarifas cobraban subsidios del estado. Y en el medio, los retornos".

Por supuesto no podía faltar el invitado de último momento que tiene que sumar puntos en el reino de CFK que también escribió en Twitter: "El apagón viene después de 3 años de tarifazos de más del 1000 por ciento en energía".

No vale la pena seguir con los ejemplos. A los argentinos nos cortan la luz desde el 2003 en adelante y nunca nadie solucionó el problema. La estadística dice que en los últimos dos años hubo menos cortes, pero hubo apagones. El tiempo electoral los obliga a practicar esta demagogia que se convierte en estupidez y ni una sola propuesta para solucionar el problema porque todos saben que no la tiene a corto plazo.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".