Las "ollas populares", otro síntoma de una estrategia política

Nadie puede dudar de que vivimos un dura crisis económica que ha repercutido especialmente en la enorme clase media argentina que es la que más ha sufrido los desajustes. Pero empezó la campaña electoral y aparecieron "los pobres" como instrumento de organizaciones, la mayoría provenientes del kirchnerismo y de la izquierda.

Los dirigentes de estos grupos suponen que llenando las calles con imágenes de miseria, como si fueran belenes vivientes, conseguirán mover el amperímetro de las urnas. Vamos a los ejemplos tramposos cuya cara verdadera tardó solo 24 horas en descubrirse. Las noches del intenso frío el número de ciudadanos en situación de calle aumentó de forma llamativa. Luego se supo que en muchísimos casos fueron hombres y mujeres a los que habrían llevado punteros políticos, que los fueron repartiendo en puntos clave de la Ciudad en camionetas. Les daban mantas, termos, comida y la promesa de pagarles 500 pesos a las siete de la mañana cuando pasaran a recogerlos para llevarlos a sus casas en diferentes asentamientos de la Capital y el conurbano. Fue tan notorio que a la mañana siguiente esos hombres y mujeres durmiendo en las calles habían desaparecido, el frío no.

Fotos y fotos fueron subidas a las redes sociales con descripciones dramáticas sobre historias con clara orientación política. Ahora, como sucede a cada temporada electoral, quieren llenar las calles con las llamadas "ollas populares". Otra estrategia para intentar demostrar que hay muchos ciudadanos pasando hambre, pero no son los que ellos colocan en esa escenografía ridícula. Si fueran denunciantes de la inacción política ante este drama, ¿por qué razón no identifican a los "hambrientos" con los municipios donde viven? Porque serían los intendentes los encargados de paliar el hambre en sus jurisdicciones. No, traen carteles contra el gobierno nacional, responsabilizándolo de la situación.

¿Alguien alguna vez vio de verdad al lado de estas "ollas populares" gente que padeciera hambre de verdad? Mire querido lector, puede ser que a esta altura de mi relato usted piense que estoy atacado del virus del fascismo más radical, pero créame que no es así. Estoy atacado de la hipocresía, de la utilización de esta gente sin cultura, en su mayoría "planeros" manejados por punteros políticos que además se quedan con la mayor parte de lo que deberían repartir. El hambre no tiene zapatillas caras, ni físicos rebosantes de exceso de peso, ni risas. El hambre es un drama que duele, que hace que un ser humano no pueda moverse, que le cueste respirar, que entre una agonía final sin alternativa. Yo vi al hambre juntando cadáveres en las calles de un país africano entonces llamado Alto Volta (hoy Burkina Faso) cuando las Naciones Unidas lo declararon la nación más pobre del mundo.

Armar "ollas populares" fue un recurso de los países que atravesaron guerras o catástrofes y no campañas políticas.

En todo caso, que todos los partidos controlen quiénes organizan y quiénes participan de esos movimientos armados para intentar golpear la sensibilidad de los ciudadanos desprevenidos. No usemos más a los necesitados como pancartas vivas; no seamos tan cínicos de inventar pobres, porque en nuestro país sobran, hay demasiados, solo que esos pobres, que viven al borde la miseria están en el interior, en el país profundo, el que no da votos. Péguese una vuelta por la Villa 31 de Retiro, dígame después a cuántos pobres muriendo de hambre vio. Vaya al Impenetrable chaqueño, a las comunidades aborígenes y ahí sí los va a ver y es solo un pequeño ejemplo de los centenares de rincones que esconden a los verdaderos pobres por orden de los patrones de las provincias que no les hacen llegar "ollas populares" porque eso sí quita votos. Hagan lo que quieran con sus estrategias políticas, pero no deshonremos a quienes sufren y en lugar de ayudarlos, prefieren "inventarse" como pobres a militantes que por unos pesos van a ponerse para las fotos alrededor de las falsas "ollas populares". Me dan asco, no puedo ocultar mi rabia ante tanta miseria; son capaces de todo para no perder el poder que los hizo ricos.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".