Sinceramente, nadie contó la verdad de un acto político con poco brillo, mucha obligación e importan

Y llegó “Sinceramente” a Río Gallegos. La extraña dama, candidata a Vicepresidenta, pero que puso e impuso a su presidente para que hable por ella, vino a la provincia con la excusa de hacer la cuarta presentación de la obra intelectual que no escribió y a reafirmar el “Frente de Todos”, aunque al parecer y teniendo en cuenta las ausencias en el encuentro, no es de todos sino de algunos.

Frente para la Victoria, es el verdadero nombre del espacio político al que remozaron con un “alias más inclusivo” por vergüenza al recuerdo que sembró en 12 años de poder ininterrumpido a nivel nacional (sin contar los casi 30 en la provincia), al punto que para competir en el 2017 fundaron un sucedáneo llamado: Unidad Ciudadana. De esta manera, tanto Cristina Fernández como Alicia Kirchner, pensaron que disimulando al lobo con una piel de oveja, podrían lograr que la gente no recuerde lo peor de la política nacional y provincial, posibilitando que el engaño surta efecto a la hora de elegir (aunque sea por confusión) una boleta del kirchnerismo travestido en otra cosa, en agosto y octubre próximo.

La cuestión es que CFK llegó a esta capital para encender la mística en el Boxing Club, aquel salón que Javier Belloni se encargó de poblar de remeras naranjas (su color de campaña), cuando en el 2010 Néstor Kirchner hizo su última presentación como preludiando el final de su vida, desenlace que sobrevendía poco tiempo después.

Típico del kirchnerismo, que utiliza todos los recursos a mano para refundar en cada ocasión posible el relato, la viuda usó dos metáforas de su incapacidad: la de simular la presentación del libro “Sinceramente”, con lo cual le daba un motivo más que especial a su aparición pública junto al inefable Parrilli, sin tener el compromiso de hablar desde el palco en una arenga política que tiraría para abajo el poco caudal de votos existente en el kirchnerismo en su conjunto y segundo la imposibilidad de llenar genuinamente el estadio cerrado, que alberga aproximadamente 3.500 espectadores en su capacidad plena, pero que para algunos periodistas de Santa Cruz, el sábado en el Boxing se congregaron cerca de 7.000 asistentes (¿?), cuestión que no debemos aclarar por lo irrisorio de una afirmación tan ridícula y falsa. Menos aún Alberto Fernández quien haciendo uso de la inflación en el discurso K, dijo que al Boxing concurrieron 15 mil personas.

Cómo se armó el acto

Los días previos al acto en el Boxing los funcionarios del gobierno provincial, sin excepción recibieron la orden de concurrir al acto de CFK. Las fuentes de OPI muy cercanas al gobierno provincial, además de recibir un CBU para realizar “aportes de campaña”, lo cual elevó la protesta silenciosas de quienes mordiéndose el labio inferior, decidieron guardarse sus opiniones para no perder su posición de privilegio, afirmaron que en el acto “tomaron lista de cada uno a medida que llegaban al Boxing”. Otro de los “aportantes” de presencias en el Boxing fueron los clubes deportivos que reciben subsidios y apoyo provincial, con la amenaza de retirarles a cada uno el cuerpo de profesores afectados a las instituciones.

Debido a un trabajo de presión muy fuerte realizado por parte del Vicegobernador Pablo González, sobre los intendentes de la provincia (a quienes ha obligado a votar por el sublema de Alicia a cambio de pasarla mejor el tiempo de gestión que les queda), desde el interior provincial confluyeron a Río Gallegos decenas de micros con empleados municipales en gran parte, algunos comerciantes y militantes del FPV de los pueblos. «El gasto de esta movilización fue millonario y el mayor aporte financiero lo hizo Belloni«, le dijeron durante el acto a nuestro cronista.

Cada intendente tuvo la obligación de aportar militancia, pero quien más movilizó, como es habitual, fue Javier Belloni de El Calafate, candidato a Gobernador el cual pretende arrebatarle a Kirchner la victoria interna dentro del lema Frente de Todos y si ello no es posible, reeditar su permanencia en su lugar en el mundo, un pequeño feudo al que maneja con el látigo y la billetera. Esto se lo permite, la modificación a la ley que aprobó el kirchnerismo en la legislatura adelantando las elecciones a gobernador en agosto, condición fundamental de Belloni si querían que jugara por dentro con un sublema.

El total de asistencia al acto no fue irrisorio pero no alcanzó a llenar el Boxing Clubque tiene una capacidad total de entre 3.000 y 3.500 personas (muy lejos de los 7.000que reportaron a medios nacionales, periodistas desde Río Gallegos). Los alrededores fueron hileras interminables de vehículos (algunos mal estacionados) llegados desde el interior y colectivos que acarrearon gente desde los pueblos comprometidos seriamente con el apoyo a Alicia Kirchner, quien muy sonriente disfrutó del acto fingido de su cuñada con la excusa de hacer la presentación de un libro, cuando en realidad hizo un mero acto político de los que a Cristina les gusta: sentada sola en una mesa, hablando de lo que quiere, sin que nadie le pregunte nada y desplegando un monólogo interminable de realidad recortada y argumento de los más falaces.

Las fuentes indicaron “Belloni estuvo allí más obligado que otra cosa, porque La Opinión Austral el día antes tituló que Cristina Fernández venía a Río Gallegos a apoyar la candidatura de su cuñada, Alicia Kirchner” y agregó “ Al javi le cantaban en la cara “Alicia gobernadora” y tuvo que comerse el sapo como buen kirchnerista que es”. El diario, como sabemos, fue comprado por el kirchnerismo para tener un medio propio y en este sentido, las palabras allí escrita son un dictado armonioso y cuidado de los que hacen la campaña a Cristina y a Alicia; por lo tanto, no fue un acto fallido de quien tituló la nota, sino una cuestión absolutamente fundada en los verdaderos objetivos del kirchnerismo más radicalizado: apoyar incondicionalmente a CFK a nivel nacional y a Alicia Kirchner en Santa Cruz. ¿Será por esto que Javier Belloni ni bien terminado el acto regresó rápido a sus dominios y los “naranjitas” recibieron la misma órdenes al respecto?.

Ausente sin aviso

Otro dato fundamental que no rescataron algunos colegas que escriben en medios nacionales, como tampoco lo hicieron los medios oficiales y para oficiales de la provincia, fue la ausencia del petrolero Claudio Vidal, quien junto a Javier Belloni y Alicia Kirchner, juega dentro del denominado Frente de Todos, como un sublema de los tres proporcionados por el kirchnerismo para competir en agosto.

La ausencia de apoyo de una parcialidad que representa un tercio de la participación institucional del espacio político, no es solo llamativo, sino, alarmante para quienes juegan por dentro del oficialismo y a su vez hace las delicias de quienes analizamos la política en su lado más oscuro, el oculto, el cual los candidatos no quieren mostrar y tratan de maquillar con discursos armados, silencios interminables, disculpas que nadie les cree y actitudes absolutamente infantiles a la hora de disimular sus broncas.

Está claro (y el acto en el Boxing lo dejó expresado) que dentro de la fórmula kirchnerista (Frente de Todos) la privilegiada es Alicia; de ahí el enojo de Belloni, aunque estuviera obligado a asistir al acto y el de Vidal, que optó por no tenderle la mesa a la actual gobernadora, aportando sus afiliado para hacerle el aguante a Cristina, que vino con la idea de apoyar a su cuñada, como quedó claramente expresado en su discurso político desde el escenario.

Y aquí vamos a reforzar lo que venimos diciendo desde hace mucho tiempo. Vidal no es aceptado dentro del kirchnerismo, teniendo en cuenta su pretensión de entrar pisando cabezas, cuando de eso saben (y mucho) los kirchneristas más radicalizados, quienes esperan históricamente la oportunidad de sacar la cabeza dentro del partido y vieron como a un enemigo, al petrolero arremetiendo como un toro sin ver la capa de quien pisaba, con el único propósito de acceder al poder por delante de cualquier “histórico”.

Si bien particularmente nosotros no creemos en las encuestas y de hecho OPI no replica ninguno de los resultados que andan por allí tratando de influir en la opinión pública, las fuentes cercanas a la casa de gobierno, nos han confesado que en las dos últimas mediciones encargadas por el FPV, Claudio Vidal viene perdiendo votos, principalmente, en zona norte donde se supone que su peso específico político debiera ser mayor (pero la oposición que tiene entre los propios petroleros es muy grande) y en el resto de la provincia, por desconocimiento.

Tal vez por esta novedad o porque Vidal no quiso ser parte del circo armado por Cristina Fernández para apoyar la candidatura de su cuñada, el Secretario General de los Petroleros Privados declinó asistir al Boxing Club el día sábado y hay un dato que no es menor: el acto comenzó 40 minutos más tarde y nuestra fuente afirma que el retraso se debió a una orden de CFK de largar con las tribunas llenas por cuanto el evento era televisado, “no se podía arrancar con tantos espacios vacíos”, dijo nuestra fuente y agregó “a último momento llegó gente que ni la conocíamos, fueron a buscar empelados públicos de Gallegos, pero aún así no pudieron convencer a la mayoría (como en otras oportunidades) de asistir a vivar a la gobernadora ni a la ex presidenta”, remarcó.

Aparentemente los espacios vacíos en las gradas iban a ser llenados por los afiliados petroleros que Vidal aportaría y no sería sino ésta la cuestión fundamental por la cual se retrasó el arranque del acto político.

En actos anteriores de los cuales se recuerda al kirchnerismo con Néstor Kirchner a la cabeza (incluyendo su último acto en el Boxing) el número de empleados públicos de la capital que se veían obligados a concurrir era mucho mayor y no había resistencia de ningún tipo. Hoy, claramente, la realidad ha cambiado y sacando a los funcionarios obligados a concurrir, el nivel de adhesión militante ha mermado considerablemente, por el fuerte rechazo que públicamente tienen los tres candidatos del Frente para la Victoria: Alicia, Belloni y Vidal.

Esto demuestra fácticamente que aunque los candidatos kirchneristas, traten de negar su pertenencia, como intentó señalarlo en al cuenca carbonífera el intendente de El Calafate negando su pertenencia al partido de Néstor y Cristina, el pueblo en general parece no haber perdido la memoria reciente, de los tres años en los cuales Alicia Kirchner nunca les pagó en tiempo y forma, ajustó impuestos como históricamente no se conoce en Santa Cruz, negó paritarias salariales, no dio ningún aumento salarial a los empleados públicos a quienes tiene en un 60% debajo de la línea de pobreza, les negó aumento a los jubilados y les pagó tarde y por goteo, además de judicializarlos por protestar, mientras ella y los funcionarios se acordaron no menos de cuatro aumentos en estos tres años y medio, jugó a la timba financiera con los fondos públicos aprovechando los exorbitantes intereses que paga el mercado bancario y todo ello mientras cuadruplicó los ingresos provinciales por aumento del dólar, el petróleo, las regalías y las históricas sumas de dinero enviadas desde el gobierno de Macri, que superaron en cantidad de fondos a Santa Cruz en estos tres años, a lo que envió CFK en los 8 de su mandato. Es probable que todo esto, haya tenido su correlato el sábado en el Boxing Club, donde la participación ciudadana y de militancia espontánea, brilló por su ausencia. (Agencia OPI Santa Cruz)

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".