Buenos Aires se encamina a romper todos los récords de cuarentena: ya son 101 días y sigue contando

06/06/2020

El presidente, Alberto Fernández, anuncia que Argentina se moverá a dos velocidades, pues sólo el 15% del país tiene transmisión comunitaria

              Argentina amplía 21 días la cuarentena en zonas de riesgo, como Buenos Aires

 

Buenos Aires se encamina al récord mundial de cuarentena en un contexto extraño: los 20.000 casos de Covid a los que llegó Argentina esta semana son cifras similares a las de Castilla y León, aunque con cinco veces menos muertos. ¿Por qué entonces una cuarentena tan estricta? Lo explicó el presidente, Alberto Fernández, al anunciar que el país se moverá a partir de ahora a dos velocidades.

 

"Solo el 15% del país tiene transmisión comunitaria", dijo el jefe de Estado en la noche del jueves. Y ese 15% se concentra en el área metropolitana de Buenos Aires y un par de ciudades más. Argentina vive en cuarentena desde el 20 de marzo y muestra 20.197 casos y 615 muertes. En la mayoría de las provincias y localidades casi no hay casos nuevos, pero en las zonas más afectadas la cuarentena estricta seguirá hasta el 27 de junio y continuará, todo indica, después de esa fecha. Son 101 días, y contando.

 

"El resultado de Argentina es un resultado interesante", añadió Fernández, mientras destacaba que el país tiene 12,5 muertes por millón de habitantes y comparaba esa cifra con las de España, Chile, Brasil, Estados Unidos y otros países.

 

"Vamos a sostener el aislamiento social preventivo y obligatorio en todos los lugares donde haya circulación comunitaria del virus. Y el resto del país va a salir del aislamiento social y va a entrar en una etapa de distanciamiento social preventivo y obligatorio", explicó el jefe de Estado durante una conferencia de prensa en la que, como es habitual, compartió escenario con el opositor Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, y con Axel Kicillof, peronista como él y gobernador de la provincia de Buenos Aires.

 

"Tenemos que entender que nosotros no superamos el problema", insistió Fernández. Esas palabras revelan la dificultad que está teniendo el Gobierno para convencer a parte de la ciudadanía de que lo peor está por venir. Los sucesivos pronósticos fallidos acerca de cuándo llegaría el pico de la curva de casos -mediados de abril, principios de mayo, fines de mayo, principios de junio...- crearon en no pocos ciudadanos la impresión de que ese pico no llegará nunca. Y las cifras, que siguen marcando una ocupación mínima de camas de cuidados intensivos, también contribuyen al descreimiento.

 

Para muchos, las cifras más importantes no son las del Covid, sino las de la economía, cuya reactivación inmediata es una demanda que crece. Un ejemplo es el de la industria automotriz: la Argentina es uno de los 20 países del mundo que fabrica vehículos, pero en abril no salió uno solo de las líneas de producción.

 

Así, no extrañan las cifras de abril, aunque estremezcan a gobernantes y gobernados. La producción industrial cayó ese mes un 33,5% respecto de igual mes de 2019, un retroceso del 13,5% en el primer cuatrimestre del año. La construcción se derrumbó más fuertemente aún, un 75,6% si se la compara con abril de 2020.

 

En medio de ese contexto, Rodríguez Larreta dio una señal a los tres millones de habitantes de la capital del país: autorizó la apertura de ciertos comercios y la posibilidad de salir a correr y andar en bicicleta entre las ocho de la noche y las ocho de la mañana. Muchos porteños celebraron el anuncio, pese a que la ciudad y el país están entrando en la etapa más cruda del invierno, una razón más para que la cuarentena interminable de Buenos Aires y alrededores se siga extendiendo.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".