20 muertes dudosas que la Justicia argentina nunca resolvió

El macabro asesinato de Fabián Gutiérrez, un ex secretario presidencial que había declarado como imputado colaborador, dividió el país. Los fanáticos K esbozaron todo tipo de teorías para lavarse las manos: Del crimen pasional a la fuga con dinero que nunca ocurrió hasta las delirantes apreciaciones para ningunear su declaración en la justicia o el clásico “nos tiraron un muerto”.

La investigación de la fiscal Mercado, sobrina de la vicepresidenta, y de un juez, Juan Carlos Narvarte, que no investigó las compras de terrenos fiscales a precios irrisorios, en la génesis del kirchnerismo, son indicios de que la a la justicia santacruceña prefiere sacarse de encima ese expediente que quema.

No es la primera vez que en la Argentina una muerte provoca que parte de la opinión pública mire al poder político y se pregunte: ¿En qué manos estamos? ¿Quiénes nos gobiernan?

1) El fiscal Carlos Stornelli recuerda la última charla con el capitán de Navío, Horacio Estrada quien había declarado en la causa “armas” contra la cúpula del poder político de Carlos Sául Menem. Era la persona que había supervisado el envío del armamento desde Ezeiza. Esa tarde se fue a su casa contento prometiendo volver a aportar más información. Conocía a traficantes de armas como Palleros, vinculado con negocios en Santa Cruz durante el kirchnerismo, y con el ecuatoriano Jean Bernaud Lasnaud -traficante de armas detenido y luego liberado-. En agosto de 1998, en su departamento de Arenales 910, en el barrio de Recoleta, el Capitán fue encontrado por la empleada doméstica con un arma al lado de la sien. Era zurdo pero decidió matarse utilizando la mano derecha.

2) La madre de Carlitos Menem Jr., Zulema Yoma, siempre sostuvo que se trató de un atentado. El 11 de marzo de 1995, a las 11.44 de la mañana caía el helicóptero que piloteaba el hijo del Presidente de la Nación. Tenía 26 años. La aeronave se estrelló a un costado de la ruta nacional 9, en el kilómetro 211,5, entre Ramallo y San Nicolás. La estación de servicio Esso, en la que sus empleados fueron testigos del ¿accidente? ya no está. Se precipitó tras impactar contra unos cables de media tensión, que cruzaban la ruta. Nunca quedó claro que pasó con el Bell 206B JetRanger III. Ese día el sol iluminaba el norte de la provincia de Buenos Aires. No había nubes pero el hijo del Presidente perdía la vida en lo que, muchos interpretaron, como el tercer atentado terrorista de su presidencia.

3) Marcelo Cattaneo se llevó a la tumba decenas de secretos de la causa IBM Banco Nación. Era un empresario que estaba siendo acusado de corrupción y su hermano era mano derecha del influyente del secretario general de la Presidencia de Menem, Alberto Kohan. Apareció “suicidado”, después de días sin saberse nada de él, detrás de Ciudad Universitaria, en octubre de 1998. Una semana después del hecho, el fiscal Juan Manuel Sansone, el juez Enrique Velázquez, a cargo de la causa, convocaron a la División Homicidios de la Policía Federal para que se hiciese cargo de las investigaciones. Ya nadie creía que el empresario se había matado.

4) Rodolfo Etchegoyen: el brigadier apareció muerto el 13 de diciembre de 1990. La carta que supuestamente dejó antes de morir fue escrita con dos letras distintas, por lo que se estima que podría ser falsa. El aviador había dejado, un mes antes de su muerte, la titularidad de la Aduana. Sus familiares sostienen que estaba investigando una red que se dedicaba al contrabando y tráfico de droga en Ezeiza. El cadáver presentaba un misterioso hematoma en el entrecejo, que nunca fue investigado en detalle.

5) y 6) Otra de las llamativas muertes que rodearon la investigación de la causa “ARMAS” fue la del General Juan Carlos Andreoli. Su helicóptero se desplomó. Había estado a cargo de Fabricaciones Militares. Lo acompañaba Rodolfo Aguilar, otro testigo importante de las operaciones de venta ilegal de armas durante el menemismo.

7) El comisario Jorge Gutiérrez sufrió un extraño hecho de inseguridad cuando regresaba a su casa en tren. Investigaba los depósitos fiscales irregulares de la llamada Mafia de la Aduana durante el menemismo.

8) El subcomisario de la policía bonaerense, Jorge Luis Piazza, era el encargado de investigar la extraña muerte de Gutiérrez. También encontró un tráfico final prematuro.

9) José Gussoni fue otro de los involucrados de la Aduana Paralela que se animó a presentarse en televisión a contar qué era el sistema informático María y su compra irregular. El auto de Gussoni terminó debajo de un camión. La justicia caratuló su muerte como dudosa.

10) El testimonio de la ex secretaria de Emir Yoma, Lourdes Di Natale era esperado por todo el ambiente judicial. Sabía muchos secretos de la causa Armas. Estaba a punto de reencontrarse con su hija. Se tiró del balcón justo cuando le quitaron la custodia de la policía Federal. La trataron de loca, depresiva y que tenía ideas suicidas. Fue una de las muertes que más indignó a la opinión pública. Su abogado, Rodolfo Chimeri Sorrentino, siempre aseguró que estaba amenazada. Ese 1 de marzo de 2003, la secretaria cayó del 10º piso edificio de la calle Mansilla. Lourdes tenía que ir a declarar en la causa del contrabando de armas ante el juez penal económico Julio Speroni, y estaba juntando papeles para llevarle al magistrado. El fiscal Stornelli llevaba adelante esa investigación.

11) Antonio Palermo declaró en el escandaloso divorcio de Zulema Yoma con Carlos Menem. Quince días después recibió una puñalada en el estómago.

12) El comienzo del gobierno kirchnerista nació con el asesinato del empresario pesquero de Chubut, Raúl “Cacho” Espinoza. Era fuente de Elisa Carrió que denunciaba que la campaña de Néstor Kirchner y Daniel Scioli del 2003 se la había pagado, en parte, la mafia pesquera. Los asesinos materiales del hecho no parecían estar preparados para cometer el hecho y la sombra del crimen por encargo siempre estuvo presente. Conocía los negociados de la firma “Conarpesa” con el narcotráfico. Lo mataron delante de su esposa en la puerta de su casa un 30 de enero de 2003 al caer la noche. Tres meses atrás, había mantenido una dura reunión con Julio De Vido, el futuro ministro de Planificación todoterreno de Néstor Kirchner.

13) Mucho se ha dicho de Alberto Nisman. Hoy la justicia cree que fue asesinado. Pero nadie tiene claro quiénes fueron los autores intelectuales ni materiales. Diego Lagormasino habría sido la persona que lo vio con vida por última vez. Una guerra de espías y la denuncia por el Memorándum con Irán estarán en el ojo de la tormenta por siempre.

14) El empresario más importante del sur era Vittorio Gotti. Conocía las rutas de Santa Cruz de memoria. Pero en el 2004 murió en un insólito accidente vial. Su familia siempre creyó que fue un atentado.

15) Leonardo Andrada. La madrugada del 9 de febrero de 2013, en Ituzaingó, provincia de Buenos Aires, lo asesinaron de cinco tiros. Esperaba el colectivo para ir, como lo hacía habitualmente, a desempeñarse como maquinista del ferrocarril Sarmiento. Andrada era testigo clave de la Masacre de Once. Fue el motorman que entregó el servicio a quien luego condujo la formación el 22 de febrero de 2012, donde perdieron la vida 51 personas.

16) Aldo Ducler se desplomó en la city porteña tras presentarse en la financiera en la que tantos negocios había realizado. Acababa de presentarse ante la Unidad de Información Financiera de Macri para solicitar entregar valiosa información sobre los Fondos de Santa Cruz y la venta de YPF. Su hijo insiste en que fue asesinado.

17) Horacio Quiroga. Fue tapa de Noticias. Murió tras una entrevista en el programa de Jorge Lanata. Había sido testigo de los negociados en la corrupción kirchnerista.

18) Soldado Omar Carrasco en 1994. La consecuencia fue el fin del Servicio Militar Obligatorio. Su muerte dejó muchas dudas. ¿Qué había visto Carrasco?

19) Abel Beroiz fue tesorero del gremio de Camioneros, asesinado en extrañas circunstancias. El 28 de noviembre de 2007, el tesorero del sindicato de Camioneros, Abel Beroiz, murió en un hospital de Rosario un día después de recibir heridas de bala y arma blanca por parte de dos desconocidos.

20) Fabián Gutiérrez. “Si algo le faltaba a la causa Cuadernos para convertirse en una serie de Netflix era una muerte inesperada y violenta”. La frase me la dice una fuente conocedora de la investigación. Tiene razón.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".