Argentina fabricará la vacuna inglesa en el país aunque esto implicará el doble de costos

14/08/2020

Alberto Fernández y AMLO llegaron a un acuerdo con Oxford-AstraZeneca para fabricar la vacuna contra el COVID-19 en Latinoamérica. Sin embargo, este impulso a la industria nacional implicará un costo hasta dos veces más que si se hubiera importado.

 

Alberto Fernández anunció en el día de ayer que llegó a un acuerdo con el sector privado tanto argentino como mexicano para impulsar la fabricación local de la vacuna contra el coronavirus que está desarrollando el Laboratorio de la Universidad de Oxford, del Reino Unido.

 

En la conferencia de prensa, el Presidente se vanaglorió en este logro y aseguró que tanto él como el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador intercedieron para que el laboratorio AstraZeneca y la Fundación Slim lleguen a un acuerdo para la producción de 250 millones de vacunas que serán distribuidas entre todos los países de Latinoamérica, excepto Brasil que realizó su propio acuerdo.

 

Se aclaró, sin embargo, que la vacuna empezaría a comercializarse recién a lo largo del primer semestre de 2021, lo cual es un problema porque quiere decir que el país podría no ver solucionada la pandemia hasta bien entrado el mes de junio del año que viene. 

 

Además, Fernández informó que la vacuna costaría "unos 3 o 4 dólares la dosis". Este valor es altísimo en comparación con la producción que se prevé en Estados Unidos o Europa, donde costaría como máximo 2,8 dólares (2,5 euros).

 

Esto quiere decir que el presidente Fernández y el presidente López Obrador decidieron impulsar sus industrias nacionales en este momento tan delicado a pesar de que le significará a cada ciudadano casi un 43% más por inyección.

 

Así fue el anuncio del Gobierno, entre el presidente Alberto Fernández, el ministro de Salud Ginés González García y la secretaria de Salud Carla Vizzoti.

 

La farmaceútica inglesa AstraZeneca y la empresa de biotecnología argentina mAbxience del Grupo Insud serán quienes produzcan la sustancia activa de la vacuna a partir de las indicaciones de Oxford, y luego ésta será enviada al laboratorio mexicano Liomont que completará el proceso y hará el envasado final.

 

El dinero para esta masiva operación será proveído por la Fundación Slim, y junto a Insud prometieron que se venderá al costo. Sin embargo, los altos costos de producción, el transporte de una punta del continente al otro y las enormes cantidades de regulaciones al comercio encarecerán el costo final.

Si los países hubieran acordado importar las vacunas directamente desde Europa, cuyos laboratorios también prometieron vender al costo, Argentina y México podrían haberse ahorrado en conjunto 1,2 dólares por vacuna, o sea unos 300 millones de dólares en total, que podrían haber sido utilizados en cambio para asegurar un plan de vacunación efectivo con llegada a todos los lugares del complejo territorio argentino.

 

Como muchos salieron a recalcar en redes, el contrato con AstraZeneca solo fue posible gracias a la enorme inversión de 80 millones de dólares que hizo la empresa durante el gobierno de Macri, donde instaló laboratorios de máxima calidad en el país e hizo posible que hoy éstos vayan a ser usados para el desarrollo y fabricación de la vacuna.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".