Covid 19 - La gran mentira

La mortalidad del Coronavirus es aproximadamente del 4%. (el IFR del coronavirus es de alrededor del 0,6%, o sea que el riesgo de morir de Covid-19 es inferior al 1%.)Esa tasa de mortalidad es confirmada por las estadísticas que conjuga el John Hopkins Institute. La cantidad de contagiados a nivel mundial llegó a un tope de 24,8 millones de los cuales murieron 838.000 de nuevo una tasa de mortalidad del 3,4%

El Coronavirus al final de las cuentas no resulta tan peligroso, pues tiene la misma tasa de mortalidad que una epidemia de gripe cualquiera. Lo que hace peligroso el Coronavirus es la campaña de atemorización evidente que es obviamente coordinada entre políticos y grandes medios lo cual es siempre indicio de grandes crímenes y conjuras contra la gente. El aspaviento construido sirve a los gobiernos para violar derechos y libertades ciudadanas garantizadas por las constituciones con el pretexto de proteger la salud pública. Lo más grave es la censura ejercida por las policías contra cualquier opinión divergente que aparezca en las redes sociales calificándola a priori de bulos y actividades subversivas.

El hecho de que en España el PP haya apoyado la Propuesta de gobierno PESOE/Podemos de convertir en obligatorio el uso del bozal en la vía pública, es significativo. PSOE y PP tienen tantas coincidencias cuando se trata de obedecer directivas venidas ajenas de lo alto que bien pudieran ser un solo partido el PPSOE. Las complicidades puntuales del Partido Ciudadanos, una especie de Partido Macronista, confirman que vienen de afuera las ordenes de confinar a domicilio bajo vigilancia policial a la entera población. Eso convierte a cada país en un gran Campo de Concentración. Un experimento que no augura nada bueno para el próximo futuro, cuando golpee el hambre causada por el desplome del entero sistema financiero internacional que ya es cosa anunciada por entidades internacionales serias: el FMI (Washington), la OCDE(Paris) y el BIS

Lo que más asombra es el dócil sometimiento de la gente ante tantas necedades. Cierto que ya Nietzsche dijo que “La locura individual es rara, pero en grupos, partidos y naciones, es la norma.” Esta vez el pavor al Coronavirus ha sido fomentado en una complicidad de gobiernos, grandes y entidades públicas a cargo de la salud como la OMS.

La paciencia pública con la necedad de tratar a la mayoría sana como si fuera fuente de contagio. La paciencia pública con tanta necedad se agota. En Francia el pasado 8 de julio apalearon a un chofer de autobús que no dejaba montar a un grupo de personas porque no llevaban el bozal obligatorio. En Belgrado el mismo día hubo disturbios porque la gente protestaba contra la reimposición del arresto domiciliario colectivo.

El único gobierno europeo que se ha comportado condigna lucidez respetuosa de los derechos de sus ciudadanos es el gobierno sueco. La gente continuó su vida normal y no sucedió ninguna hecatombe, como pronosticaban los medios e instituciones cómplices de esta campaña mundial de aterrorizamiento con el espantajo del Coronavirus. Las cifras de contagiados y fatalidad no mienten. Solo mueren entre un 3 y un 5% de los contagiados y eso entre gente mayor con salud precaria.

COVID-19: ¡basta ya de mentiras!

FUENTE:

Swiss Policy Research

«La única forma de combatir la plaga es la honestidad» (Albert Camus, 1947)

RESUMEN

1. Según los últimos estudios inmunológicos, la letalidad general de Covid-19 (IFR) es aproximadamente de 0,1 a 0,3 % y, por lo tanto, está en el rango de una influenza (gripe) severa.

2. Para las personas con alto riesgo o alta exposición (incluidos los trabajadores de la salud), el tratamiento temprano o profiláctico es esencial para prevenir la progresión de la enfermedad.

3. En países como los EE.UU., el Reino Unido y también Suecia (sin bloqueo), la mortalidad general desde el comienzo del año está en el rango de una temporada fuerte de influenza; en países como Alemania y Suiza, la mortalidad general hasta ahora está en el rango de una temporada de influenza leve.

4. En la mayoría de los lugares, el riesgo de muerte para la población general en edad escolar y laborar está en el rango de un viaje diario en automóvil al trabajo. El riesgo se sobreestimó inicialmente porque muchas personas con síntomas leves o sin síntomas no se tuvieron en cuenta.

5. Hasta el 80% de todas las personas positivas para la PCR permanecen libres de síntomas. Incluso entre los 70-79 años de edad, aproximadamente el 60% permanece sin síntomas. Alrededor del 95% de todas las personas desarrollan a lo sumo síntomas moderados.

6. Hasta el 60% de todas las personas ya pueden tener una cierta inmunidad celular de fondo para el nuevo coronavirus debido al contacto con coronavirus previos (es decir, virus del resfriado). La suposición inicial de que no había inmunidad contra el nuevo coronavirus no era correcta.

7. La edad media de los fallecidos en la mayoría de los países (incluida Italia) es superior a 80 años (por ejemplo, 86 años en Suecia) y solo alrededor del 4% de los fallecidos no tenían condiciones previas graves. La edad y el perfil de riesgo de las muertes corresponden esencialmente a la mortalidad normal.

8. En muchos países, hasta dos tercios de todas las muertes adicionales ocurrieron en hogares de ancianos. Además, en muchos casos no está claro si estas personas realmente murieron por Covid-19 o por semanas de estrés extremo y aislamiento.

9. Hasta el 30% de todas las muertes adicionales pueden haber sido causadas no por Covid-19, sino por los efectos del bloqueo, el pánico y el miedo. Por ejemplo, el tratamiento de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares disminuyó hasta en un 60% porque muchos pacientes ya no se atrevieron a ir al hospital.

10. Incluso en las llamadas «muertes por Covid-19» a menudo no está claro si murieron por o con coronavirus (es decir, por enfermedades subyacentes) o si se contaron como «casos sospechosos» y no se analizaron en absoluto. Sin embargo, las cifras oficiales generalmente no reflejan esta distinción.

11. Muchos informes de los medios sobre personas jóvenes y previamente sanas que murieron a causa de Covid-19 resultaron ser falsas: muchos de estos jóvenes o no murieron a causa de Covid-19, ya estaban gravemente enfermos (por ejemplo, de leucemia no diagnosticada), o tenían 109 en lugar de 9 años. El supuesto aumento de la enfermedad de Kawasaki en niños también resultó ser una exageración.

12. La mayoría de los síntomas de Covid-19 también pueden ser causados por una gripe severa (incluyendo neumonía, trombosis y la pérdida temporal del sentido del olfato ); pero con Covid-19 severo estos síntomas son de hecho más frecuentes y más pronunciados.

13. Pueden producirse fuertes aumentos en la mortalidad regional si se produce un colapso en el cuidado de los ancianos y los enfermos como resultado de una infección o pánico; o si hay factores de riesgo adicionales, como la contaminación del aire severa. Regulaciones cuestionables del trato a los difuntos a veces conducen a colapsos adicionales en los servicios funerarios o de cremación.

14. En países como Italia y España, y en cierta medida el Reino Unido y los Estados Unidos, las sobrecargas hospitalarias debido a las fuertes olas de gripe no son inusuales. Además, este año hasta el 15% de los trabajadores de la salud fueron puestos en cuarentena, incluso aunque no desarrollaran síntomas.

15. Las curvas exponenciales mostradas sobre los «casos de Covid-19» son engañosas, ya que el número de pruebas también aumentó exponencialmente. En la mayoría de los países, la proporción de pruebas positivas con respecto a las pruebas en general (es decir, la tasa de positividad) se mantuvo constante entre 5% y 20% o aumentó sólo ligeramente. En muchos países, el pico de la propagación ya se alcanzó mucho antes del cierre.

16. Los países sin bloqueos, como Japón, Corea del Sur, Bielorrusia y Suecia, no han experimentado un curso de eventos más negativo que muchos otros países. Suecia incluso fue elogiada y ahora se beneficia de una mayor inmunidad en comparación con los países bloqueados. El 75% de las muertes suecas ocurrieron en centros de cuidados que no fueron protegidos con suficiente rapidez.

17. El miedo a la escasez de ventiladores no estaba justificado. Según los especialistas en pulmón, la ventilación invasiva (intubación) de pacientes con Covid-19, que se realiza en parte por temor a propagar el virus, de hecho a menudo es contraproducente y dañina para los pulmones.

18. Varios estudios han demostrado que las principales vías de transmisión del virus no son los aerosoles de largo alcance (es decir, pequeñas partículas que flotan en el aire), ni las infecciones de frotis (es decir, en las superficies), sino el contacto directo y las gotas producidas al hablar o toser. Sin embargo, en algunas circunstancias, la transmisión de aerosol en interiores parece ser posible.

19. Todavía hay poca o ninguna evidencia científica de la efectividad de las mascarillas de tela en individuos sanos y asintomáticos. Los expertos advierten que tales máscaras pueden interferir con la respiración normal y pueden convertirse en «portadores de gérmenes» si se usan repetidamente.

20. Muchas clínicas en Europa y los EE. UU. Permanecieron fuertemente subutilizadas o casi vacías durante los bloqueos y, en algunos casos, tuvieron que enviar personal a casa. Se cancelaron millones de cirugías y terapias, incluidos muchos exámenes de detección de cáncer y trasplantes de órganos.

21. Varios medios fueron agarrados tratando de dramatizar la situación en los hospitales, a veces incluso con imágenes y videos manipuladores . En general, informes no profesionales de muchos medios maximizó el miedo y el pánico entre la población.

22. Los kits de prueba de virus utilizados internacionalmente son propensos a errores y pueden producir resultados falsos positivos y falsos negativos. Además, la prueba de virus oficial no fue validada clínicamente debido a la presión del tiempo y a veces puede reaccionar positivamente a otros coronavirus comunes.

23. Numerosos expertos de renombre internacional en los campos de la virología, la inmunología y la epidemiología consideran que las medidas tomadas son contraproducentes y recomiendan la inmunización natural rápida de la población en general y la protección de los grupos de riesgo.

24. En ningún momento hubo una razón médica para el cierre de las escuelas, ya que el riesgo de enfermedad y transmisión en los niños es extremadamente bajo. Tampoco hay una razón médica para las clases pequeñas, las máscaras o reglas de «distanciamiento social» en las escuelas.

25. Varios expertos médicos describieron las vacunas exprés contra el coronavirus como innecesarias o incluso peligrosas. De hecho, la vacuna contra la llamada gripe porcina de 2009, por ejemplo, condujo a casos de daños neurológicos graves y demandas millonarias. En las pruebas de nuevas vacunas contra el coronavirus, también se han informado graves complicaciones y fallos.

26. Una pandemia de enfermedad respiratoria global puede extenderse a lo largo de varias estaciones, pero muchos estudios de una «segunda ola» se basan en suposiciones poco realistas, como un riesgo constante de enfermedad y muerte en todos los grupos de edad.

27. En varios lugares, las enfermeras describieron una mala gestión médica fatal de los pacientes de Covid debido a incentivos financieros cuestionables y protocolos médicos inapropiados.

28. El número de personas que sufren desempleo , depresión y violencia doméstica como resultado de las medidas ha alcanzado niveles históricos récord. Varios expertos predicen que las medidas cobrarán muchas más vidas que el virus en sí. Según la ONU, 1.600 millones de personas en todo el mundo corren el riesgo inmediato de perder su medio de vida.

29. El informante de la NSA, Edward Snowden, advirtió que la «crisis de la corona» puede ser utilizada para la expansión permanente de la vigilancia global. En varias partes del mundo, la población está siendo vigilada por aviones no tripulados y enfrenta serios excesos policiales durante los bloqueos.

Datos

Al comienzo de la pandemia de Covid-19, se suponía que no existía inmunidad contra el nuevo coronavirus en la población. Esta fue una de las principales razones detrás de la estrategia inicial de «aplanar la curva» mediante la introducción de órdenes de quedarse en casa.

Sin embargo,

a partir de marzo y abril, los primeros estudios mostraron que una parte considerable de la población ya tenía cierta inmunidad al nuevo virus, adquirido por contacto con coronavirus anteriores (virus del resfriado común).

Otros estudios importantes sobre este tema se publicaron en julio:

Un nuevo estudio de Alemania llegó a la conclusión de que hasta el 81% de las personas que aún no han tenido contacto con el nuevo coronavirus ya tienen células T de reacción cruzada y, por lo tanto, una cierta inmunidad de fondo. Esto confirma estudios anteriores sobre la inmunidad de las células T.

Además, un estudio británico descubrió que hasta el 60% de los niños y adolescentes y aproximadamente el 6% de los adultos ya tienen anticuerpos de reacción cruzada contra el nuevo coronavirus, que fueron creados por contacto con coronavirus previos. Este es probablemente otro aspecto importante para explicar la tasa muy baja de enfermedad en niños y adolescentes.

NIÑOS Y ESCUELAS

• Desde marzo se sabe que el riesgo de enfermedad y transmisión en los niños es mínimo en el caso de Covid19.

• La razón principal de esto es probablemente una inmunidad preexistente debido al contacto frecuente con coronavirus previos (es decir, virus del resfriado).

No hubo y, por lo tanto, no hay razones médicas para cerrar escuelas primarias, jardines de infancia y guarderías, ni para medidas especiales de protección en las escuelas.

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".