Otra gran idea: subir 33% el descuento de la obra social

09/09/2020

No importa que el empleo y el salario privado en blanco estén en extinción. En Argentina la respuesta siempre será subir los impuestos al trabajo en lugar de bajarlos.

Otra gran idea:subir 33% el descuento de la obra social

 

No importa que el empleo privado en blanco ya sea raquítico. No importa que haya menos de un empleado privado capaz de generar impuestos por cada jubilado o empleado estatal. No importa que el salario en dólares ya sea, por muy lejos, el más pobre del Mercosur.

 

En Argentina la respuesta siempre será, en lugar de bajar impuestos al trabajo, subirlos.

 

Es lo que el ministro de Salud, Ginés González García, hizo público en una disertación. Dijo que, ante la crítica situación financiera de las obras sociales, la CGT y el gobierno evalúan aumentar los descuentos al salario y el aporte patronal sobre los sueldos que se llevan las obras sociales.

Aclaremos una cosa. Hoy el empleado en blanco ya aporta a la obra social el 3% del sueldo. Y el empleador aporta el 6%. El ingreso de las obras sociales aumenta automáticamente al subir los sueldos.

 

Ahora quieren que los 3 puntos del empleado pasen a 4 (implica aumentar el sablazo al salario en un 33%) y que los 6 del empleador pasen a 7.

O sea: la genial idea de siempre para la estructura corporativa sindical argentina es aumentar la presión de estos guadañazos, que tienen el mismo efecto que un aumento de impuestos. Justo cuando se destruyen cientos de miles de empleos, buscan aumentar la presión tributaria sobre el trabajo.

Desde el punto de vista sindical, tiene lógica: los sindicatos, sus estructuras corporativos, su influencia política, se financia con estos dineros. Pero desde el punto de vista del gobierno la medida sería de un mayúsculo grado de estupidez. De hecho, el gobierno lleva gastados 125 mil millones de pesos en subsidios a salarios privados que las empresas no pueden pagar. Y promete regalarles créditos para pagar salarios a las empresas que tomen aunque sea un empleado. ¿Cuál es la idea? ¿Seguir imprimiendo billetes falsos para subsidiar salarios y al mismo tiempo aumentar aún más los impuestos ya impagables al trabajo?

 

Es tan absurda la idea que alguien ha especulado con una explicación: el gobierno no está de acuerdo con este nuevo expolio que exigen los sindicatos y por eso salió González García a deschavar la idea, con el fin de activar el rechazo de los pocos empleados privados mal pagos que quedan en el país.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

© 2020 por "Aquí y Ahora Córdoba".